Se cuadruplicó el gasto en cárceles, pero no hay mejoras

Desde que la presidenta Cristina Kirchner asumió su primer mandato, a fines de 2007, el presupuesto del Servicio Penitenciario Federal (SPF) se cuadruplicó. En aquel año, el gasto por cada preso retenido en cárceles federales era de 4711 pesos por mes; hoy, ese monto trepa a los $ 18.400 mensuales.

De acuerdo con las cifras que arroja la ley de presupuesto 2012, el SPF recibe poco más de 3200 millones de pesos anuales. La mayor parte de esa cifra, unos 2100 millones, se vuelca a rubros vinculados con la manutención de los presos, como seguridad y rehabilitación, laborterapia de los internos y actividades de formación y capacitación.

El ministro de Justicia, Julio Alak, justificó, en diálogo con LA NACION, que sea elevado el gasto en las cárceles federales ya que, afirmó, se trata de un sistema penitenciario "modelo en América latina".

Pero esto no es lo que piensan legisladores de la oposición, que se remiten a las cifras oficiales que muestran que el 28 por ciento de los condenados en el SPF son reincidentes; un número que no ha registrado disminución. En medio de la polémica por las salidas de presos para participar de actividades coordinadas por organizaciones kirchneristas, en la oposición coinciden en reclamar cambios urgentes en la política carcelaria.

Tampoco comparte la teoría del "servicio modelo" la Procuración Penitenciaria, órgano que depende del Congreso y que, a fines del año pasado, emitió un balance lapidario sobre las condiciones internas de las cárceles federales. En el mismo sentido se pronunció el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), una ONG cercana al Gobierno, que cuestionó en su informe 2012 sobre derechos humanos la demora en instrumentar "reformas profundas en la estructura" del sistema penitenciario y alertó sobre el aumento de las muertes en las cárceles federales (ver aparte).

Uno de los diputados opositores más críticos con el actual sistema carcelario federal es Gustavo Ferrari (Frente Peronista), autor de un duro informe que revela altos porcentajes de internos que no participan de talleres de capacitación ni de programas educativos. Según Ferrari, el SPF dista mucho de ser el modelo que plantean la presidenta Cristina Kirchner y el ministro Alak.

"Las estadísticas de 2010 del Ministerio de Justicia sobre ejecución de la pena ponen en tela de juicio la efectividad del régimen penitenciario en materia de resocialización, pese al altísimo gasto que realiza el Estado por cada preso -advirtió el legislador-. Esas cifras revelan que el 28,5% de los condenados en el SPF son reincidentes. Un porcentaje muy grave, pese a que el ministro Alak dice que disminuyó; estamos hablando de detenidos que han cumplido condenas de prisión y que vuelven a ser condenados; esto sin considerar a quienes salen, cometen delitos y nunca son capturados."

Por su parte, el jefe del bloque de diputados radicales, Ricardo Gil Lavedra, advirtió que, pese a lo elevado del presupuesto penitenciario, el 29% de los presos de las cárceles federales no participa de ningún programa educativo.

"En 2010 la Procuración Penitenciaria relevó que sólo había 2336 internos inscritos en el nivel secundario, a pesar de que había 4912 internos en situación de cursar. También se detectó que algunas unidades penitenciarias directamente carecían de oferta de educación secundaria", advirtió Gil Lavedra. Además, más del 60 por ciento no participa de actividades de capacitación laboral, según el mismo relevamiento.

Estas críticas se conocen en medio de la polémica que desataron las llamadas "salidas culturales" con presuntos fines políticos que realizan algunos presos auspiciadas por el director del SPF, Víctor Hortel.

Durante una recorrida que realizó el miércoles pasado un grupo de diputados opositores al penal federal de Ezeiza, Hortel se reconoció como el nexo entre el servicio penitenciario y la agrupación kirchnerista "Vatayón Militante", vinculada con La Cámpora y organizadora de las "salidas culturales" de los presos.

Entre los beneficiados estuvieron Eduardo Vázquez -el ex baterista del grupo Callejeros condenado a 18 años de prisión por el asesinato de su esposa Wanda Taddei- y el barrabrava Rubén "Oveja" Pintos, con prisión perpetua por la muerte de Gonzalo Acro, otro barra de River. La difusión de esos casos despertó una fuerte polémica política durante la semana que pasó.

Tal es el vínculo entre Hortel y los internos que en varios videos y fotografías el jefe del SPF apareció compartiendo actos culturales y políticos con los presos. Incluso se lo vio participando en una murga con un condenado por asesinato y violación, y también circula otro video en el que aparece disfrazado del Hombre Araña en un acto en la cárcel de Devoto.

"No existe en la ley vigente artículo alguno que la autorice las salidas culturales. Se trata de una irresponsable creación entre el Sistema Penitenciario y los jueces", criticó Ferrari.

"Vatallón Militante es una fuerza de reclutamiento, pero no de militantes, sino de fuerza de choque. No es tan malo que salgan para asistir a un acto peronista, sino la discrecionalidad del director del SPF en el otorgamiento de beneficios a los presos", asestó Margarita Stolbizer (GEN).

En tanto, Gil Lavedra insistió en que Hortel debería ser reemplazado por otro funcionario designado en audiencia pública del Senado.

"La prioridad en la cárcel debería ser la escuela pública y el secundario completo, en lugar del estímulo gubernamental al proselitismo interesado. Sin educación, los presos seguirán siendo ciudadanos de segunda", enfatizó el radical.

$2140

MillonesEs el presupuesto asignado al Servicio Penitenciario Federal para este año.

9693

PresosSon alojados actualmente en las cárceles federales.

$18.400

Al mesSe destina por cada recluso.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK