Cristina Kirchner dijo que existe un "cepo democrático"

La asistencia sobrepasó las expectativas y el museo de la Casa Rosada colapsó de invitados, por primera vez, con más de 3000 personas. En ese escenario de fervor de sus seguidores y simpatizantes, la presidenta Cristina Kirchner ratificó ayer el ultimátum para que el Grupo Clarín se adecue a la nueva ley de medios .

La jefa del Estado habló de la existencia de un "cepo democrático" por la falta de aplicación de la norma , que ayer cumplió tres años de su sanción y motivó el acto en el que la Presidenta volvió a hablar por cadena nacional, la número 19 en lo que va del año.

"Es un desafío a la democracia misma si realmente puede haber algún sector o grupo económico que esté por encima de los tres poderes del Estado", planteó Cristina Kirchner en su discurso.

Minutos antes había hablado el nuevo presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Martín Sabbatella, que informó que Clarín era el único grupo de medios que sobrepasa el límite de licencias que exige la ley que no había presentado su plan de desinversión. Según dijo, el resto ya lo había hecho.

Sobre los futuros pasos, la Presidenta consideró que el nuevo día clave ya no será el 7 de diciembre, cuando cae la medida cautelar que beneficia a Clarín, sino el lunes siguiente, el nuevo 10-D, por ser el primer día hábil. Aunque no se dio a conocer cómo llevará adelante la Casa Rosada la implementación de la norma, Sabbatella reiteró que "la Afsca actuará para garantizar el servicio y los puestos de trabajo". La reglamentación de la ley exige al Estado licitar las licencias que estén fuera de la norma.

"El día hábil siguiente, por esas raras casualidades y esos destinos, es el día 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos Universales. Nada más y nada menos", sostuvo la jefa del Estado.

Cristina criticó el uso de las medidas cautelares y acusó a Clarín de querer nombrar "jueces a dedo". "La última semana vimos cómo se intentaba frustrar que un organismo de la Constitución como el Consejo de la Magistratura no podía designar los jueces surgidos de un concurso que lleva ya más de 3 años", dijo la Presidenta.

El Gobierno armó dos spots para el acto, pero en ninguno se dio información sobre los grupos de medios que están excedidos en la cantidad de licencias. Tanto Sabbatella como Cristina Kirchner hablaron de 25 empresas y que la única que no había presentado sus planes era Clarín.

La Presidenta usó la mayor parte del discurso para criticar las coberturas mediáticas. Fue entonces que habló de la existencia de un "cepo democrático", después de reiterar su reto para que los titulares tanto de diarios, como de radios y canales de televisión no hablaran de "cepo cambiario" por las restricciones a la compra de dólares.

"¿De qué cepo me hablan? Acá hay un cepo democrático para el cumplimiento de la ley", avanzó. La Presidenta advirtió, además, a los tres poderes del Estado, que la norma debe ser "pareja para todos".

Sistemáticamente, Cristina se negó a nombrar a Clarín por su nombre y sólo habló de "monopolio". Cada vez que esa palabra asomaba de sus labios, el museo estallaba en silbidos y cantos.

Entre los invitados estaba la mayoría de los dueños de medios que sobrepasan las licencias permitidas, como los dueños del grupo Uno, Daniel Vila y José Luis Manzano; Sergio Szpolski, del grupo Veintitrés; o Raúl Moneta, dueño de varias radios.

Cristina Kirchner aprovechó el acto no sólo para criticar los títulos sobre el cepo a la compra de dólares, sino sobre la cobertura de los medios en las elecciones en Venezuela en las que ganó Hugo Chávez por 11 puntos de diferencia. "Nos tocó vivir la manipulación por las mentiras que habían montado que Chávez iba a perder", se quejó, y criticó a los dirigentes opositores que viajaron a Caracas a apoyar al otro candidato, Henrique Capriles.

Fuerte polémica por la licencia

En medio de las protestas de la oposición, la Cámara de Diputados aprobó el pedido de licencia de Martín Sabbatella para ocupar la presidencia de la Afsca. La UCR, Pro, el Frente Amplio Progresista y el Frente Peronista, entre otros, reclamaron su renuncia a la banca para permitir el ingreso de Jorge Ceballos.

Victoria Donda (FAP) lo criticó por haber cambiado "de bando" y sumarse al Gobierno, pese a haber sido elegido en 2009 por una lista opositora. Otros recordaron sus críticas a las candidaturas testimoniales. La licencia fue aprobada hasta el 28 de febrero de 2013, por 130 votos a favor, 93 negativos y siete abstenciones.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK