Críticas del Gobierno y Mariotto a Scioli

LA PLATA.- El paro del sindicato de camioneros y los bloqueos a los centros de distribución tuvieron ayer una derivación política adicional: tensaron aún más la relación entre el kirchnerismo y el gobernador bonaerense, Daniel Scioli , al que le cuestionaron su vinculación con Hugo Moyano y su falta de definiciones sobre el conflicto.

El más virulento fue su propio vicegobernador, Gabriel Mariotto , pero también se sumaron los ministros del Interior, Florencio Randazzo, y de Planificación Federal, Julio De Vido. Todo ocurrió mientras Scioli se encuentra de viaje en Italia.

El primero en marcar la línea discursiva fue Randazzo, quien al participar al mediodía del acto del Día de la Bandera, en Rosario, instó a que el gobierno bonaerense se sumara a las advertencias de la Casa Rosada a los Moyano sobre acciones legales contra Camioneros.

A medida que se extendían los bloqueos a terminales de carga de combustible, y tras salir de una reunión convocada por varios funcionarios del gobierno nacional para conformar una suerte de comité de crisis, Mariotto, que ayer cobró un protagonismo inusitado en medio del conflicto, no pudo ocultar su disgusto con el gobernador.

Al ser consultado sobre si había hablado con Scioli a causa de la situación del conflicto dijo: "No hablé con el gobernador porque está de licencia".

"Nos queda la fotografía de un partido de fútbol de la última semana, en donde uno de los protagonistas es quien le está trayendo un dolor de cabeza muy grande a la patria", apuntó el vicegobernador en referencia al encuentro que mantuvieron, hace diez días, Scioli y un equipo de Camioneros, encuentro del que también participó Hugo Moyano.

Pero después, Mariotto continuó con sus críticas a Scioli: "Estamos muy amargados por algunos espacios simbólicos que a la hora de complicarles la vida a los argentinos no dudan. Por eso no entendemos a veces algunas actitudes de acercamiento con sectores que después reaccionan de esta forma".

Después viajó hasta Guaminí, donde asistió a la llegada de camiones para proveer de gas licuado a unas 800 familias de esa ciudad afectada por el desabastecimiento. En cada micrófono que lo consultaron el vicegobernador calificó de "irracional" y "caprichoso" el paro y lo atribuyó "al cronograma electoral de la central obrera y no a un problema estrictamente gremial". "Se mezcla la interna", sintetizó.

Si lo de Mariotto podía resultar algo reiterativo, ya que habitualmente lo critica por aspectos vinculados con la gestión bonaerense, lo de De Vido fue algo inusual. Al participar por la noche en el programa oficialista 6,7,8, el ministro dijo ante una pregunta sobre Scioli: "Hay lealtades que se proclaman y que después no se plasman en los hechos".

Y después recordó que Scioli no había hecho declaraciones desde que se agravó el conflicto y, en forma algo despectiva, recordó que la gobernación había difundido un mensaje "en donde se llama a la reconciliación y esas cosas que él hace siempre".

Efectivamente, minutos después de que se habían conocido los dichos de Mariotto, varias agencias y portales de noticias emitieron en simultáneo sendos despachos en los que daban cuenta que Scioli había instruido a su jefe de Gabinete, Alberto Pérez, para que acompañe las acciones emprendidas por el gobierno nacional en torno al conflicto de Camioneros y que transmita, a la vez, un pedido de "responsabilidad" a la organización gremial conducida por Hugo y Pablo Moyano.

Voceros habituales del gobierno bonaerense indicaron: "La provincia está llevando adelante todas las medidas usuales en este tipo de conflictos que implica garantizar la circulación y no necesitamos que haya una coordinación especial, esto se hace siguiendo un protocolo". Los informantes aseguraron, además, que Mariotto no había hablado hasta antes de hacer sus declaraciones con funcionarios provinciales, con el objeto de coordinar acciones.

Una fuente del gobierno de Scioli dijo a LA NACION no entender en carácter de qué participó Mariotto de las reuniones con funcionarios nacionales. Y sobre las declaraciones del ex titular del Comfer, dijo: "Lo que diga Mariotto no nos molesta, no nos genera nada. Son declaraciones públicas, lo que a nosotros nos preocupa es poder pagar los sueldos y llevar adelante la gestión". Al caer la noche, voceros del Ministerio de Justicia y Seguridad aseguraron a LA NACION que la policía provincial mantenía una actitud preventiva, pero no había previsto que interviniera para desalojar a huelguistas.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK