A contramano del anuncio oficial, el Gobierno debió enviar la Gendarmería a Santa Cruz

RIO GALLEGOS.- Ante el agravamiento de la situación que se vive en Santa Cruz por la huelga policial, la presidenta Cristina Kirchner decidió movilizar efectivos nacionales a ese distrito, a contramano de lo que había anunciado tras la toma del Cerro Dragón.

La delegación de Gendarmería Nacional arribó al aeropuerto internacional de esta ciudad pasada la medianoche a bordo de un Airbus 740 de Aerolíneas Argentinas. Los efectivos fueron recibidos por el gobernador Daniel Peralta y la ministra de Gobierno, Paola Knoop. El primero en bajar del avión fue el secretario de Seguridad, Sergio Berni, a cargo del operativo, quien partió rápidamente a la sede de la Agrupación XVI Patagonia Austral junto a los miembros del Comité del Consejo Provincial de Complementación para la Seguridad Interior convocado para tal fin.

Mientras que la tropa de 250 gendarmes eran alojados en la Base Area Río Gallegos, Berni, Peralta Knoop, el comisario Jorge Hassan y los jefes de la Delegación local de la Policía Federal, de la Agrupación XVI Patagonia Austral de Gendarmería nacional, el Jefe de la Zona Mar argentino sur de la Prefectura Naval Argentina, y el jefe interino de Policía de Seguridad Aeroportuaria se reunieron durante más de una hora y media para establecer el operativo que hoy entrará vigencia en la provincia.

Mientras tanto también anoche llegaron a Caleta Olivia 140 gendarmes para intentar brindar seguridad a la ciudad del polo petrolero. La delegación aterrizó en Comodoro Rivadavia y se trasladó hasta Río Gallegos.

La prioridad es controlar la situación en Río Gallegos y Caleta Olivia, las dos ciudades más grandes.

La Presidenta tomó la decisión ayer ante el temor de que se agrave el conflicto por la huelga de los policías, que lleva 17 días. Además, Cristina mantiene una tirante y cada vez más lejana relación con el gobernador Daniel Peralta, quien ayer dijo que la población estaba "en un estado de indefensión".

Según pudo saber LA NACION de fuentes oficiales, la Casa Rosada dispuso que se movilicen unos 1500 efectivos entre personal de Gendarmería y de Prefectura, una cifra muy superior a la que se había hecho trascender durante todo el día, tanto Santa Cruz como en la Capital. Una parte importante de los efectivos ya estaba cumpliendo tareas en Santa Cruz, y sólo se dispuso la reasignación de nuevos roles para mantener el orden público ante el vacío policial. Pero otro grupo viajó desde la Capital. Además se sumaron gendarmes de otras zonas del país, como La Pampa. El Gobierno no informó oficialmente el número total de personal afectado a Santa Cruz.

"Estamos en una situación de emergencia con alteración del orden público", argumentó un funcionario del gabinete nacional para justificar el cambio de rumbo.

Tras la toma del yacimiento de Cerro Dragón por parte de una agrupación de trabajadores de la construcción por conflictos salariales, la Presidenta había anunciado en un acto en la Casa Rosada que no enviaría más fuerzas nacionales ante requerimientos provinciales.

Incluso la jefa del Estado había desafiado a la Justicia al decir que, si un magistrado reclamaba el envío de personal a la Casa Rosada, debería procesarla a ella misma por desobediencia.

El Gobierno nunca anunció oficialmente la cantidad de personal dispuesto para controlar la crisis en la provincia.

La relación de la Presidenta y Peralta está cada vez más complicada. Fuentes de la Casa Rosada contaron que el diálogo entre ambos es escaso. Cristina Kirchner también frenó el envío de fondos nacionales a la provincia. Santa Cruz enfrenta no sólo el acuartelamiento policial, sino también una situación financiera crítica y paros constantes en el sistema de salud.

Con la colaboración de Mariela Arias

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK