Condiciona Londres los vuelos a Malvinas

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

Fue una movida de ajedrez muy estudiada para que el gobierno argentino piense seriamente su próxima jugada. Gran Bretaña condicionó ayer la propuesta de la Argentina de establecer tres vuelos semanales de Buenos Aires a las islas Malvinas con Aerolíneas Argentinas a que Cristina Kirchner se comprometa a "no procurar la supresión del vuelo de LAN y rever su política de prohibición de sobrevuelo de espacio aéreo argentino para vuelos charter", una decisión de Néstor Kirchner de 2004.

La respuesta de Londres a Buenos Aires llegó en medio de un clima de gran tensión, que ayer se potenció cuando el Foreign Office publicó el Libro Blanco, en el que mencionó que mantendrá su postura militar para defender las islas Malvinas. La posición de Londres sobre los vuelos a las islas fue difundida ayer por medio de dos cartas. Una enviada por Sharon Halford, miembro de la Asamblea Legislativa de las Islas a Colin Roberts, director de Territorios de Ultramar del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido, y la otra del mismo Roberts a la embajadora argentina en Londres, Alicia Castro. Esta había presentado hace un mes una carta formal al gobierno británico en el que planteaba la propuesta que Cristina Kirchner lanzó el 1° de marzo de este año en la inauguración de las sesiones del Congreso de instaurar tres vuelos semanales de Aerolíneas a Malvinas.

Fuentes del Foreign Office aclararon anoche a LA NACION que Londres "no rechazó" la propuesta de los vuelos que hizo la Argentina sino que la "condicionó" al compromiso de reanudar los vuelos chárter. No se trata de un tema menor ya que esto traba la posibilidad de alcanzar un acuerdo. Ahora es el gobierno argentino el que deberá definir si acepta o no la sugerencia impuesta por los isleños. Pero se vislumbra la respuesta si se tiene en cuenta que desde que en 2003 llegaron los Kirchner al poder se cancelaron los vuelos chárter que iban de Río Gallegos a las Malvinas. Ahora sólo hay un vuelo semanal de LAN que sale desde Punta Arenas, Chile, y una vez al mes hace escala en Río Gallegos.

En la Cancillería anoche no quisieron adelantar una respuesta. En diálogo con LA NACION un diplomático argentino reiteró críticas a Londres por su política de "militarización".

Las dos cartas de Londres a la propuesta de Cristina Kirchner no son antojadizas. Lo hizo luego de recibir una respuesta de los isleños y de aclarar que "se sustentó en la Constitución de 2008 de las Islas Falkland [Malvinas]", que plantea que "las áreas de servicios aéreos y pesca son competencia" del gobierno de las islas. Esta es una sutileza diplomática de Londres ya que la Argentina siempre subestimó a los isleños a la hora de reclamar la soberanía de las Malvinas. De hecho, el 14 de junio pasado, cuando Cristina Kirchner estuvo en el Comité de Descolonización de la ONU en Nueva York para reiterar el reclamo de soberanía evitó cruzar cualquier tipo gesto o palabra con los representantes de las islas.

En la respuesta de Londres emitida el 7 de junio a Alicia Castro, es decir, una semana antes de esa reunión de la ONU, el Foreign Office remarcó que el gobierno de las Malvinas "ve con suma preocupación que los ofrecimientos argentinos se realicen en un contexto de creciente hostilidad hacia los isleños de parte del gobierno argentino".

No obstante, Londres transmitió que las autoridades de las islas Malvinas están dispuestas a evaluar la propuesta de Cristina Kirchner de establecer tres vuelos desde Buenos Aires "sujeto al compromiso del gobierno argentino de no procurar la supresión del vuelo de LAN y de rever su política de prohibición de sobrevuelo de espacio aéreo argentino para vuelos chárter".

Con respecto al ofrecimiento de reanudar las conversaciones sobre el mandato de la Comisión de Pesca del Atlántico Sur (CPAS), los isleños respondieron: "Nos complacería trabajar con usted en el marco de propuestas orientadas a mejorar la CPAS". Allí, tanto el gobierno británico como el de las islas impulsan una reanudación de la cooperación científica "para apuntalar los esfuerzos más generales de conservación en el Atlántico Sur". Aunque se aclaró que las conversaciones sobre cooperación pesquera "no deben utilizarse como foro para una discusión sobre soberanía, algo que el pueblo de las islas no desea".

También se remarcó que la propuesta argentina "se realiza en un marco de creciente hostilidad" y se recordó la prohibición del ingreso de barcos malvinenses a puertos de la región y las "amenazas" de la Presidenta de eliminar el único vuelo que conecta a las islas con el continente.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK