Comienza la cumbre más conflictiva

MENDOZA.- La Presidenta llegó ayer aquí para liderar hoy la cumbre de presidentes del Mercosur más conflictiva de la historia del bloque.

Con un ojo en la política doméstica, elevará el tono de fuerte condena al golpe institucional en Paraguay, que destituyó al ex presidente Fernando Lugo, más allá de la suspensión temporaria que sufrirá hoy ese país en el bloque: Cristina Kirchner procurará capitalizar su advertencia a la amenaza del golpismo en la región para resolver conflictos políticos de la coyuntura local.

"El discurso de la Presidenta contra el golpe de Estado en Paraguay será muy fuerte. Y advertirá sobre los peligros de que se extienda a la región", confió ayer un funcionario a LA NACION. Podría, incluso, caer en una utilización del Mercosur y de la crisis paraguaya para fortalecer su consenso a nivel interno.

Los argumentos sobran en la Casa Rosada. Cristina Kirchner está convencida de que sus problemas internos, como el paro de la CGT, de Hugo Moyano; las disputas abiertas con el gobernador Daniel Scioli, el descontento del agro y los cacerolazos esconden un germen "destituyente".

Quien encendió la llama de esta utilización interna de la política exterior en el Mercosur fue el canciller Héctor Timerman. Al inaugurar la Cumbre Social, en Las Heras, advirtió anteanoche, a voz en cuello: "No van a golpear a Cristina como golpearon a Lugo y a [Manuel] Zelaya", en Honduras. Y le hizo cantar a la tribuna: "Lugo, querido, el pueblo está contigo".

Acusó, además, a LA NACION de respaldar el golpe institucional en Paraguay, en una particular lectura de un editorial publicado el martes. "Ustedes no se imaginan las presiones que tiene un gobierno como el de Cristina. Cómo golpean, cómo piden, cómo usan la palabra libertad cuando quiere decir dictadura", denunció Timerman.

El gobernador de Mendoza, Francisco "Paco" Pérez, lo escuchaba, al borde de las lágrimas. Ese discurso, a todas luces bendecido por la Presidenta, calentó el ambiente para hoy.

Suspensión temporaria

Los cancilleres acordaron ayer extender hoy la suspensión temporal a Paraguay, hasta las próximas elecciones y hasta que se restituya el orden democrático. Esos comicios serán en abril de 2013. No habrá sanciones económicas ni comerciales, ni se lo expulsará del bloque.

"Paraguay es miembro del Mercosur. No está expulsado", dijo ayer Timerman a los periodistas. "No queremos perjudicar al pueblo paraguayo", señaló. "Pero la decisión final la tomarán los presidentes mañana [por hoy]", aclaró.

En rigor, ese acuerdo ya se selló -la propuesta sería refrendada hoy, desde las 11, por los mandatarios- entre los cancilleres del bloque en el hotel Intercontinental, de Guaymallén, donde sesionará la cumbre y donde se alojó Cristina Kirchner, tras arribar, a las 17.20, a Mendoza. Estaban los jefes de la diplomacia de Brasil, Antonio Patriota; de Uruguay, Luis Almagro, y de Venezuela, Nicolás Maduro.

Patriota lamentó la suspensión de Paraguay tras la destitución del presidente Lugo, pero puso de relieve la importancia de que "se respete la cláusula democrática" entre los integrantes del bloque regional.

"Lamentamos mucho la suspensión de Paraguay, que se ha decidido en virtud de una visión que hemos compartido con la Unasur, ya que constatamos que había dudas sobre el debido proceso del juicio político a Lugo", explicó el canciller brasileño, en un diálogo con la prensa.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó, por su parte, que la situación en Paraguay merece "un debate profundo", y advirtió sobre la presencia de "intereses internos y externos que intentan acabar con las democracias" en la región.

Por la noche, Cristina Kirchner ofreció una cena de bienvenida en la bodega Escorihuela, de Catena Zapata. Más precisamente, en el restaurant 1884, de Francis Mallmann, quien cocinó un chivito de Malargüe y ofreció una degustación de vinos aún no lanzados al mercado.

Timerman desmintió anoche que Venezuela fuera a ingresar al Mercosur en reemplazo de Paraguay, cuyo Parlamento aún no aprueba su incorporación. "Son dos procesos diferentes", aseguró. Según fuentes argentinas, Venezuela no será integrado como miembro pleno en esta cumbre. Deberá esperar.

Hoy, a las 15, se reunirán los presidentes de la Unasur. Se agregarán al bloque regional los mandatarios de Colombia, Ecuador, Perú, Surinam y Guyana. Tomarían una decisión similar a la del Mercosur, aunque algunos países tienen más cuestionamientos.

Pese a la "paraguayización" de la cumbre, Timerman anunció anoche que también se abordarán discusiones de conflictos comerciales internos del bloque, la suba del arancel externo y los acuerdos comerciales con la Unión Europea y China.

Al pie de la Cordillera

Renuncia sorpresiva de un delegado brasileño

MENDOZA (De un enviado especial).- Sorprendió en el hotel Intercontinental de Guaymallén, sede de las sesiones, la renuncia del secretario del Mercosur, Samuel Pinheiro Guimaraes, quien se quejó ante los cancilleres por la "falta de apoyo" político y económico "para una serie de iniciativas que había puesto en consideración". La renuncia no se relaciona con la crisis de Paraguay. Fuentes bien informadas deslizaron que habría pedido un aumento de sueldo (de 9000 a 18.000 dólares) y el traslado de Montevideo a Brasilia. En enero de 2011 había asumido por tres años el cargo que antes ocuparon Eduardo Duhalde y Carlos "Chacho" Alvarez.

La Cámpora, en la capital del peronismo

Paralelamente a la cumbre de presidentes, se realizó la Cumbre Social del Mercosur en la localidad de Las Heras, la "capital del peronismo", a la que asistieron el canciller Héctor Timerman, el gobernador de Mendoza, Francisco "Paco" Pérez, y la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner. La prensa y los funcionarios quedaron disconformes con la organización, por cuanto el gobierno de Pérez se la encomendó a los militantes de La Cámpora en lugar de utilizar al personal de Ceremonial y Protocolo de la provincia. El gobernador es uno de los que necesitan auxilio financiero de la Nación para poder pagar los sueldos.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK