Ciccone, estatizada pese a las duras críticas a Boudou

Después de YPF y de Aerolíneas Argentinas, la Cámara de Diputados le ofrendó anoche un nuevo trofeo a la Casa Rosada: la ley de expropiación de la única empresa privada capaz de imprimir papel moneda , la ex Ciccone Calcográfica. La norma se sancionó en medio de la polémica que salpica al vicepresidente Amado Boudou, sospechado de tráfico de influencias para que la propiedad de la imprenta recaiga en supuestos testaferros suyos.

Después de nueve horas de intenso debate, en el que la figura de Boudou fue medular en buena parte de los discursos, la ley se aprobó con una mayoría contundente: 145 votos a favor, 78 en contra y 4 abstenciones.

Al triunfo oficialista contribuyeron no sólo sus tradicionales aliados, sino también un sector de la oposición, integrado por Proyecto Sur, de Fernando "Pino" Solanas; Unión Peronista, de Felipe Solá, y el Frente Cívico de Córdoba, del senador Luis Juez.

La norma que se sancionó ayer declara de interés público la imprenta, hoy llamada Compañía de Valores Sudamericana (CVS) . Es el paso legal que requería el Gobierno para expropiar la empresa y luego estatizarla. Además, el Congreso convalidó anoche la intervención del Poder Ejecutivo en la imprenta, medida que dispuso la presidenta Cristina Kirchner por decreto y que recayó en el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y en la jefa de la Casa de Moneda, Katya Daura, sugestivamente dos aliados de Boudou.

La oposición se hizo un festín con las críticas al Gobierno por apurar la ley en medio del escándalo que afecta al vicepresidente. No sólo lo acusó de pretender encubrir un acto de corrupción con la estatización de la ex Ciccone, sino que también advirtió que "la inviolabilidad de la propiedad privada está en riesgo porque, así como hizo con la imprenta, el Poder Ejecutivo podría intervenir otras empresas en el futuro por decreto y sin aval judicial, como exige la ley.

También se cuestionó que el Gobierno apure una expropiación sin que se conozcan a ciencia cierta los verdaderos dueños de la ex Ciccone. "Los que voten esta ley están votando a ciegas, sin saber a quién se le pagara la indemnización. Pueden estar votando una empresa pagada con dinero de narcotráfico o de lavado de dinero", dijo la diputada Patricia Bullrich (Unión por Todos).

"¿A nadie le parece raro que ninguno haya aparecido como dueño de Ciccone para cobrar la indemnización?", acicateó Enrique Thomas (Frente Peronista).

Los legisladores oficialistas respondieron cada una de las críticas sin inmutarse. El diputado Jorge Yoma insistió en que el Congreso no tiene por qué indagar quiénes son los dueños y cuál es el patrimonio de Ciccone, ya que su única misión es declarar de interés público la empresa. "Hay opositores que quieren voltear al vicepresidente", asestó.

El jefe del bloque oficialista, Agustín Rossi, siguió la huella que dejó el riojano. "Cuando ustedes (la oposición) se suman a estas denuncias contra el vicepresidente, que ni siquiera fue llamado a indagatoria, terminan haciéndole el juego a los sectores corporativos. ¡No sean cómplices de operaciones políticas que no son de ustedes! ¡Avívense alguna vez!", exclamó.

El diputado kirchnerista hizo una comparación con otros países del mundo, en donde, según explicó no existe una Casa de Moneda y al mismo tiempo una imprenta con capacidad de impresión de billetes.

"Lo que estamos haciendo con esta ley de expropiación es concentrar todas las herramientas que posibilitan la impresión de papel moneda en manos del Estado", argumentó el diputado por Santa Fe, que garantizó que "va a traer beneficios".

Según el jefe del bloque, la expropiación de la empresa "es una decisión acertada, valorable" a la que "algunos le decimos soberanía monetaria" y subrayó que con el avance de la iniciativa "ponemos a la Argentina como funcionan la mayoría de los países del mundo".

Daño a la política

La oposición insistió en sus planteos. "El propósito de este proyecto es impedir que se conozca la verdad. Le hacen un daño no sólo a su partido, sino a la política", devolvió el radical Ricardo Alfonsín. Consideró, además, una "exageración la invocación que hace el oficialismo a la llamada soberanía monetaria".

Más allá de las estocadas políticas, varios opositores fueron al meollo del problema. Como cuando el jefe del bloque de la Coalición Cívica, Alfonso Prat-Gay demostró con números que aún expropiando la ex Ciccone no se llegarían a imprimir todos los billetes necesarios para alcanzar la inflación. La soberanía monetaria es tener una moneda sana y no una inflación del 25% anual", dijo.

El radical Oscar Aguad, al igual que su par Gustavo Ferrari (Frente Peronista) insistieron en que esta ley pone en riesgo la inviolabilidad de la propiedad privada. "Ciccone fue confiscada; pasó lo mismo con YPF y Aerolíneas, intervenidas por decreto y sin autorización judicial", enfatizó el radical.

Margarita Stolbizer (GEN) confirmó el voto negativo de su bloque y advirtió que "no es verdad que no se conoce a los dueños" de Ciccone.

Por su parte, el diputado Federico Pinedo, jefe del bloque de Pro, advirtió que será la ciudadanía la que, con sus impuestos, afrontará la millonaria deuda de Ciccone. En el mismo sentido se expresó la diputada Graciela Ocaña: "Se van a malgastar millones de pesos de la gente para hacerse de una empresa que hoy manejan amigos del vicepresidente".

" Con la intervención, el Gobierno busca obstaculizar la investigación judicial", advirtió el radical Mario Negri. "Se consuma un fenomenal encubrimiento", sintetizó el peronista disidente Carlos Brown.

Disidencias internas

Buena parte de los bloques opositores votaron en contra de la ley sin fisuras internas, salvo el Frente Amplio Progresista (FAP), que evidenció una vez más en el recinto sus disidencias internas.

En efecto, tanto el socialismo como GEN rechazaron la iniciativa oficial, al igual que Victoria Donda. Pero los juecistas la avalaron y Unidad Popular, de Claudio Lozano, se abstuvo.

El diputado Gerardo Milman (GEN) insistió en que se habría evitado la expropiación de Ciccone y el gasto que esto supone simplemente con emitir billetes de mayor denominación, por ejemplo, de 200 o 500 pesos. El socialista Roy Cortina abonó esta postura.

"Nosotros no vamos a convalidar el ocultamiento de la trama delictiva que tiene como centro al vicepresidente. Si el oficialismo quiere debatir sobre la soberanía monetaria, que reconozca primero la inflación", enfatizó el legislador socialista.

EN VOZ ALTA

"No hay dudas de que el señor Amado Boudou es el propietario de la empresa a expropiar y que tiene como rehén a todo el Frente para la Victoria" ELISA CARRIÓ COALICIÓN CÍVICA

"La oposición hará en esta sesión un show entre quienes, siguiendo como borregos al señor Magnetto, hablan mal de nuestro vicepresidente" DIANA CONTI FRENTE PARA LA VICTORIA

"Es una obligación de todo funcionario público someterse a la Justicia. Nosotros no desplazamos a los jueces, ni a los fiscales ni encubrimos" RICARDO GIL LAVEDRA UC

"Un funcionario que no puede justificar su patrimonio es corrupto. Hemos perdido una década y la corrupción ha avanzado" LAURA ALONSO PR

CÓMO VOTARON

145 a favor

Frente para la Victoria y aliados, Proyecto Sur, un sector del PJ disidente y Frente Cívico.

78 en contra

Toda la UCR, Pro, Frente Peronista, Coalición Cívica, GEN y socialismo.

33 ausentes y abstenciones

4 diputados se abstuvieron y 29 no estuvieron, entre ellos Facundo Moyano, Omar Plaini y Claudia Rucci.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK