Carrió, entre lágrimas: "Salvemos a la Argentina de la indecencia"

Durante una entrevista, la diputada nacional por la Coalición Cívica, Elisa Carrió, se mostró indignada con la dirigencia política, y se emocionó al pedir a la sociedad que "reaccione".

Entre duras críticas al Gobierno, antes de emocionarse, la ex candidata presidencial se refería a las intenciones del líder sindicalista Hugo Moyano de perfilarse como dirigente opositor. "Un mafioso no deja de ser mafioso porque se pasa a la oposición", dijo. "Son delincuentes. Algunos dicen que los sindicalistas defienden a los trabajadores. Mentira. Son empresarios, desde Cavallieri, los gordos, todos defienden sus intereses. Y a los empresarios les conviene porque pactan con ellos contra los trabajadores", lanzó, y continuó con acusaciones de corrupción al ex presidente Néstor Kirchner, a Cristina, al presidente de la UIA, Ignacio de Mendiguren, entre otros líderes políticos, sindicales y empresariales.

En ese momento se mostró emocionada: "La Argentina sale con un pacto de decencia donde todos debemos ser decentes. Yo estoy hablando así para que reaccionemos. La verdad es que no siento rencor", dijo, y rompió a llorar. "Reaccionemos, se los ruego, miren sus hijos, miren sus nietos, no sé cómo decirles que salvemos la Argentina de la indecencia", expresó. "Tenemos una oportunidad, no perdamos tantos años, nos hemos convertido en vulgares, en ignorantes. Perdonen, pero le tengo que hablar así al pueblo. Nos hemos convertido en el hazmerreír del mundo. Soy hija de la escuela pública y mis hijos también y soy reconocida en todo el mundo, excepto acá. Da vergüenza. Hay que sacar la dignidad del fondo del corazón", agregó

Y lanzó: "Alguna vez dejen de pensar en la quinta, en el auto, alguna vez piensen que fuimos otra cosa, y que podemos volver a serlo. Perdonen y damos por terminado porque me emocioné", dijo. Pero la entrevista continuó algunos minutos más.

Entre los fuertes cuestionamientos contra el Gobierno que expresó, Carrió dijo: "Hay que recordar que las dictaduras nacen legítimamente constituidas". "Esta presidenta no es Hitler, es demasiado torpe para ser Hitler. Yo pensé que era honesta pero hoy pienso que da asco institucional la Presidenta. Administra una fortuna que nadie sabe de dónde sale. Hoy va por todo. Y me pregunto si no va por ella misma también", expresó, en diálogo con el programa A dos voces, que transmite la señal TN.

E hizo una comparación entre el Gobierno y un golpeador: "Los fascistas terminan como los golpeadores en una casa. Nunca saben cuál es el golpe que los saca del todo de la casa. A eso va Cristina, a hacer una acción de fuerza tan brutal contra las instituciones, que hasta los que la votaron se den cuenta de que no hay libertad posible con una banda de ladrones y fascistas", dijo.

Cargando...