Candela: para Mariotto, la muerte de un testigo es un "asesinato preocupante"

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

LA PLATA.- El vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, definió ayer la muerte del testigo protegido Roberto Arturo Aníbal como "un asesinato realmente preocupante", pese a que el fiscal dijo que la hipótesis principal es el accidente. El titular del Senado provincial criticó, además, a los poderes Ejecutivo y Judicial de Buenos Aires por no profundizar la investigación del crimen de la niña Candela Sol Rodríguez ni haber adoptado las sugerencias incluidas en el informe elaborado por la comisión legislativa que siguió el caso.

Desde el Poder Ejecutivo bonaerense desestimaron los dichos del vicegobernador. "Está descartado que se trate de un homicidio", aseveró el subsecretario de Política Criminal, César Albarracín, quien reveló que los peritajes demostraron que "la explosión fue provocada por un escape de gas que entró en combustión por una chispa de un aparato eléctrico".

El vicegobernador consideró que la muerte del testigo del caso Candela fue un asesinato, pese a que para la Justicia la explosión en la casa de la víctima fue accidental.

Mientras tanto, el fiscal de Moreno, Federico Luppi, a cargo de la investigación, dijo a Radio 10 que si bien hay varias hipótesis la principal es la del accidente.

Aníbal había sido amenazado varias veces. En una oportunidad, su casa había sido baleada; en otra, había recibido tres disparos en una pierna, según consta en el informe oficial del Senado. Ayer, el vicegobernador se lamentó porque el gobierno de Daniel Scioli nunca exoneró a los jefes policiales que intervinieron en la investigación, entre ellos el superintendente de la policía bonaerense, comisario general Hugo Matzkin. También cuestionó la falta de avances en la Justicia para esclarecer el caso.

"Estamos apenados porque la causa sigue en el mismo trámite. A pesar de que este trabajo fue al Poder Ejecutivo, al Tribunal Superior, a la Procuración, a la Fiscalía Federal, el tratamiento de nuestra investigación no ha avanzado en la Justicia", destacó Mariotto.

"Bueno, todos los pedidos que hicimos no han avanzado", dijo, y anunció que convocó para el martes próximo a la comisión investigadora del caso Candela.

Albarracín, que prefirió no opinar sobre las declaraciones de Mariotto, también aseguró que está comprobado que el agente de custodia se hallaba en el lugar indicado, a treinta metros de la vivienda, cuando se produjo la explosión y que varios testigos convalidaron su presencia.

"Fue el propio custodio quien avisó y guió a los bomberos hasta el lugar", aseveró el funcionario del Ministerio de Justicia y Seguridad provincial.

Testigo en peligro

En tanto, el senador Jorge Ruesga, titular de la comisión para el esclarecimiento del Caso Candela, dijo a LA NACION que "indudablemente algo falló", al referirse al programa de protección de testigos dependiente del Ministerio de Justicia y Seguridad, cuya misión era proteger la vida de la víctima.

Ante la gravedad del caso, en el Senado provincial se remarcó ayer la "imperiosa necesidad de que la investigación sobre el fallecimiento del señor Roberto Arturo Aníbal se encuentre a cargo de un cuerpo especial de la Procuración General de la Suprema Corte de Justicia".

"¿Quién va a investigar esto? ¿La policía local, que está siendo cuestionada?", se preguntó el senador Alfredo Meckievi, autor del proyecto. "Acá están sucios todos", concluyó el senador. "La policía está sucia. La credibilidad está sucia. No podés hacer una investigación cuyo resultado será cuestionado", dijo el senador de Unión Pro Peronismo.

Meckievi también criticó la actuación de los custodios encargados de velar por la vida del testigo muerto.

"La figura del testigo protegido ha sido incorporada en la ley para poder conocer los hechos elementales asegurando a las personas que los aporten los derechos más elementales a su seguridad e integridad personal, siendo el Estado quien debe garantizar esta seguridad e integridad", dijo Meckievi.

El testigo había perdido parte de su anonimato al presentarse en un programa de televisión un día antes de la explosión en su vivienda.

Allí ratificó la presunta responsabilidad de los acusados Fabián Gómez, Leonardo Jara y Hugo Elvio Bermúdez en el homicidio de Candela, en agosto de 2011.

Además, expuso la posibilidad de que el asalto contra la familia de Mariotto estuviera relacionado con la comisión investigadora del asesinato de la niña.

Interrogantes de una muerte

Las dos versiones sobre las causas de la explosión

La opinión de Mariotto

Para el vicegobernador, la muerte del testigo "fue un asesinato preocupante", y convocó a la Comisión Investigadora del Caso Candela

La versión del accidente

Según el subsecretario de Política Criminal del Ministerio de Justicia y Seguridad, César Albarracín, la explosión fue provocada por un escape de gas

Coincidencia

El testigo murió el día en que debía presentarse en La Plata a cobrar 100.000 pesos de la recompensa

Cargando...