Los 'candados de amor' aparecen en todos los puentes de París

Los primeros aparecieron en el Pont des Arts de París en 2008, pero rápidamente los 'candados de amor' se extendieron a todos los puentes que atraviesan el Sena en la capital francesa, en donde ya es posible engancharlos.

Visto de lejos, el Pont des Arts parece dorado, porque su baranda de protección de un enrejado verde está totalmente cubierta por los candados grabados con las iniciales o los nombres de los enamorados que se prometen el amor eterno.

La misma imagen se repite en el puente del Arzobispado, aquel que une la 'rive gauche' de París con la isla de la Cité, justo detrás de la catedral Notre-Dame de París. Sus barandas cambiaron de color.

Algunos engancharon sus candados a la baranda agregando un trozo de un velo de novia, otros se concentraron en el alumbrado público dispuesto sobre el puente, en donde se puede ver cadenas o sistemas anti robo para bicicletas atadas a los faroles.

Sólo los puentes con barandas de vidrio o de piedra escapan al fenónemo. En el Pont Neuf, el puente más viejo de París construido sólo en piedra, los enamorados tuvieron que conformarse con el enrejado del embarcadero de los botes turísticos.

El origen de los candados y su mensaje de amor eterno es misterioso. Según unos turistas italianos, su origen sería una novela sentimental italiana 'Tengo ganas de tí' de Federico Moccia, en donde el héroe y la heroína enganchan un candado con su nombre en un farol del Ponte Milvio cerca de Roma, se besan y lanzan la llave al Tíber.

Para un turista ruso, el fenómeno comenzó a mediados de los años 2000, quizás en Rusia, pero pasó desapercibido para luego acelerarse ahcia 2010.

En París, la atracción por los candados se comprueba fácilmente al ver la cantidad de personas que los fotografían.

Una turista china, que ya enganchó un candado en Shanghai, vino a poner uno en París porque considera esta ciudad "muy romántica". Suzan Field, de Reno (Nevada, oeste de Estados Unidos) verifica que el candado que dejó enganchado con su marido hace dos años en el puente del Arzobispado sigue en el mismo lugar y promete volver dentro de dos años.

Una parisina, Elisabeth, acaba de enganchar un nuevo candado, tras un nuevo flechazo que la llevó a cambiar de pareja.

En 2010 el ayuntamiento de París se planteó si debía sacar los candados "para preservar el patrimonio". A pesar de haberlo negado se sospechó que el ayuntamiento ordenó sacar algunos.

En 2012, cuando se constató que el fenómeno era mundial y que alcanzaba a a ciudades como Moscú, Berlín, Bruselas, Kiev, Vilna, Florencia, Verona, Roma, Venecia, Shanghai, Marrakech o Praga, el discurso cambió.

"Dejamos que el fenómeno viva, miramos el asunto con simpatía, no es un problema. A la gente le gusta, hablan de ello a su entorno, publicitan París", afirmó un representante del ayuntamiento.

Candados enganchados por parejas enamoradas en el famoso Pont des Arts parisino, sobre el río Sena, el 4 de enero pasado. La moda de enganchar candados a los puentes metálicos, cuyo origen es confuso, se ha convertido en un atractivo turístico en París.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK