Cruce entre Cameron y Cristina por Malvinas durante la reunión del G-20

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

Sin reunión bilateral pautada ni expectativa previa, la Presidenta Cristina Kirchner se cruzó con su par británico David Cameron, durante la reunión plenaria del G-20 que se desarrolla en San José del Cabo, México. Durante el breve encuentro que mantuvieron ambos, el tema de Malvinas generó discrepancias entre los mandatarios.

Según señalaron funcionarios argentinos y la prensa británica, Cristina le quizó entregar a Cameron un sobre sobre la "Cuestión Malvinas" y el premier no lo recibió y se alejó inmediatamente de la posición de la mandataria argentina. Además, los medios ingleses señalaron que luego de las palabras de Cameron, Kirchner "divago" cuando realizó la respuesta.

Cameron le pidió a la presidenta Cristina Kirchner que la Argentina "respete" el referendum del año próximo al que convocaron los isleños para definir el estatus político de las Malvinas.

Así lo informó el canciller Héctor Timerman al señalar que durante un breve diálogo que mantuvieron ambos jefes de Estado en el Centro de Convenciones donde se desarrolla la reunión del G-20, Cameron incluso se negó a aceptar un sobre que la Presidenta le quiso entregar con "las 40 resoluciones de la ONU" en las que se insta al diálogo bilateral para abordar la cuestión del archipiélago.

"No fue el lugar ni el momento. El momento de hablar de Malvinas fue la semana pasada en la ONU, donde estuvo la Presidenta pero no el primer ministro", dijo Timerman.

Las palabras de Cameron

El líder conservador reiteró que "los isleños decidieron tener un referendo" el año próximo para decidir sobre su estatus político. En ese sentido, comentó: "Todos debemos creer en el presente en la autodeterminación, no en el colonialismo".

"El mensaje a Argentina es muy claro, escuchen lo que los isleños quieren", agregó el premier en un breve encuentro con la prensa antes de la sesión de apertura del encuentro de Jefes de Estado. Cameron ya había acusado a Argentina de colonialista por el bloqueo impulsado por el Mercosur contra los buques con bandera de las islas Malvinas, durante una sesión en la Cámara de los Comunes en enero pasado.

La semana pasada, al hablar ante el Comité de Descolonización de Naciones Unidas, la presidenta Cristina Kirchner le solicitó al Reino Unido abrir las negociaciones de soberanía y sostuvo que el país ôquiere dejar atrás esta historia de colonialismo, esta historia anacrónica y construir una nueva en base al diálogo".

La mandataria criticó también la militarización del Atlántico Sur y recordó que Argentina es "líder en materia de no proliferación nuclear, pese a ser el país más avanzado de Latinoamérica en materia de ciencia nuclear".

La respuesta de Cameron fue que su gobierno anunció esta semana que gastará mil millones de libras esterlinas (unos 1.500 millones de dólares) en la fabricación de nuevos submarinos nucleares. Se trata del primer paso para modernizar el sistema Trident, el programa militar más importante que tiene el país y que maneja todas las armas nucleares.

La decisión política sobre su reemplazo debía tomarse en el 2016, por eso el anuncio pro-nuclear del gobierno conservador divide a la coalición de gobierno que conforman con los liberales-demócratas.

Pero además tiene la oposición de los escoceses, que no quieren tener lo que llamaron "armas de destrucción masiva", de cara al referendo del 2014 donde decidirá si se convierten en un Estado independiente.

Cargando...