La Cámara Federal identificó los restos de dos personas desaparecidas

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

Los restos identificados por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal son los de Mirta Carmen Panzani, santafesina de 25 años, quien fue asesinada el 13 de enero de 1977, y de Gregorio Marcelo Sember, secuestrado el 30 de mayo de 1976 de su domicilio de la Avenida Forest 1108 de la Capital Federal, cuando tenía 23 años y era profesor de educación física.

Mirta Panzani fue asesinada junto con su compañero, Enzo Andrés Abitábile y otra persona de sexo masculino, en un operativo militar llevado a cabo en su domicilio de Munro, Provincia de Buenos Aires, cuando estaba embarazada de siete meses.

Las constancias documentales permitieron establecer que fue inhumada como "N.N." en el Cementerio Municipal de Olivos y sus restos fueron recuperados durante exhumaciones ordenadas por distintos juzgados entre los años 1983 y 1985, ante la posibilidad de que se trate de personas denunciadas como detenidas desaparecidas e inhumadas de manera irregular.

El conjunto de todos estos restos fueron remitidos a la Asesoría Pericial de La Plata, donde permanecieron hasta el año 2002, cuando la Cámara ordenó su recuperación con el objeto de proceder a su estudio e identificación.

Previamente, en diciembre de 2001, a partir de los elementos reunidos en la causa penal iniciada en 1983, así como también, con los peritajes dactiloscópicos efectuados oportunamente, la Cámara dictó la resolución correspondiente y ordenó la rectificación del acta de defunción, en tanto quedó pendiente la identificación de los restos óseos.

Los avances científicos y la posibilidad de realizar comparaciones genéticas masivas, entre la totalidad de muestras óseas y sanguíneas recolectadas, permitieron finalmente, lograr la identificación de sus restos.

Los restos de Gregorio Sember, en tanto, fueron hallados el 20 de junio de 1976, junto con los de otras diez personas, en el lugar denominado Costa Sarandí, Lomas de Zamora, e inhumados como "N.N." en el Cementerio Municipal de Avellaneda.

Los estudios antropológicos efectuados permitieron determinar que su muerte se produjo por múltiples impactos de proyectil de arma de fuego.

Antes de su muerte, algunos testimonios señalan haberlo visto en el Centro Clandestino de Detención conocido como "Coordinación Federal", que funcionaba en la Superintendencia de Seguridad Federal, dependiente de la Policía Federal Argentina.

En ambos casos, los estudios genéticos realizados por los laboratorios "The Bode Technology Group Inc." (EE.UU) y L.I.D.M.O. de la ciudad de Córdoba, complementaron los informes antropológicos y resultaron concluyentes para efectuar las referidas identificaciones.

Por último, el tribunal también dispuso la extracción de testimonios, para su remisión a los Juzgados Federales número 2 de San Martín y número 3 de la Capital Federal, donde tramitan las causas por ilícitos cometidos en la denominada Zona IV con asiento en Campo de Mayo, y en la jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército.

Cargando...