Buscan videos del secuestro de Severo

No hay testigos oculares del secuestro de Alfonso Severo , el testigo clave del caso Ferreyra que estuvo desaparecido durante un día. Pero los investigadores del caso esperan contar en las próximas horas con una pista de máxima relevancia: las imágenes que tomó la cámara de seguridad que filma en la esquina donde Severo denunció haber sido capturado, en la medianoche del jueves.

Fuentes de la investigación señalaron que, de conseguir esas tomas, podrán corroborar la veracidad de la declaración de Severo. Él había dicho que dos hombres en moto, uno de ellos armado, lo habían obligado a bajarse de su auto, a la vuelta de su casa, en la zona de Gerli, en Avellaneda. Allí, declaró, lo golpearon en el oído izquierdo y lo subieron a una camioneta en la que estuvo bajo una alfombra y con las manos atadas durante 20 horas hasta que, finalmente, lo liberaron en el mismo barrio.

Desde la aparición del testigo , algunas fuentes del caso deslizaron dudas sobre la veracidad del relato. Incluso desde el Gobierno se habían difundido sospechas en ese sentido, aunque esas versiones se diluyeron después de la declaración de Severo en la causa.

Ayer fue el propio testigo del caso Mariano Ferreyra quien se refirió a esas versiones. "Si algunos creen que fue un autosecuestro... no los puedo convencer si no creen en algo. Miedo nunca tuve. Si hay algo que quiero hacer es declarar en esta causa", reveló, en relación con el juicio contra José Pedraza y otros integrantes de la Unión Ferroviaria, acusados del asesinato de Mariano Ferreyra, ocurrido el 20 de octubre de 2010.

Severo también añadió, en diálogo con radio Mitre, que nadie del Gobierno se contactó con él después de su aparición. "El único que me llamó y estuvo conmigo fue el intendente de Avellaneda [Jorge Ferraresi]", dijo.

De todos modos, volvió a defender al gobierno nacional e insistió en su percepción de que el secuestro era una suerte de mensaje para Cristina Kirchner. "Alguien utiliza todo este caso. Si hubiera aparecido muerto, era problema de la Presidenta; si aparezco vivo, también es problema de la Presidenta", opinó Severo.

Además, se quejó de no haber tenido suficiente protección . "Hace tres años que vengo denunciando amenazas relacionadas con el gremio ferroviario", denunció.

En todo momento, Severo evitó dar precisiones sobre quiénes serían los responsables del secuestro. "Hay mucha gente que sigue viviendo en el pasado y se equivocan", se limitó a decir al ser consultado sobre los detalles del episodio que sufrió y por el que estuvo desaparecido casi un día.

Al respecto, agregó: "Se dijeron muchas cosas que van a aparecer ahora con el transitar de los días. Muchas cosas de lo que sucedió. Esa información la tiene el fiscal y él la está investigando".

Además, volvió a negar la versión que intentó instalar anteayer el Gobierno, por medio del ministro de Justicia, Julio Alak, de que el secuestro tenía alguna clase de vinculación con un complot para evitar que se aplique al Grupo Clarín la ley de medios.

"No tengo nada que ver con la ley de medios, no la conozco", dijo a radio Mitre (justamente del Grupo Clarín).

El testigo, si bien reconoció que el sector político que él integraba fue invitado al debate del proyecto de ley, dijo que conoce poco de los detalles de la norma. "Lo que diga el ministro Alak es responsabilidad de él", indicó.

La semana próxima , mientras continúa la investigación del secuestro, se conocerá la fecha en que Severo tendrá que declarar en el juicio a Pedraza. Al igual que los demás testigos tendrá ahora protección especial de la Gendarmería, por pedido del tribunal y en acuerdo con el Ministerio de Seguridad.

El protagonista y las versiones

Severo volvió a hablar ayer con expresiones crípticas

"Si algunos creen que fue un autosecuestro no los puedo convencer"

"Alguien usa este caso. Si hubiera aparecido muerto, era problema de la Presidenta, si aparezco vivo, también"

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK