Bullrich: "Como con el Indec, no se quiere ver la realidad de la educación"

En una rueda de prensa de la que participó Infobae.com, el ministro Esteban Bullrich brindó detalles sobre la implementación, por primera vez, del reporte PISA en la Ciudad. Se trata de una prueba internacional que mide el nivel educativo en alumnos de 15 años, auspiciada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El examen se realiza cada tres años en más de 100 países y los gobiernos suelen tomar nota de los resultados para delinear sus políticas educativas. En este caso, la novedad radica en que es una ciudad la que pidió –y pagó 50.000 euros- un análisis diferenciado; ninguna otra urbe sudamericana ha hecho algo así.

“Queremos compararnos con los mejores”, indicó Bullrich al explicar la razón de la iniciativa. El ministro señaló, no obstante, que la intención no es competir con lo que ocurra en el resto del país. “Seguramente las cifras de la Ciudad serán mejores”, agregó al reconocer que las condiciones apuntan en ese sentido. “No vamos a celebrar ser mejores que otros distritos”, añadió.

La evaluación PISA (Programme for International Student Assessment) se realizará el próximo jueves y viernes en todo el país. La diferencia a la que accedió la Ciudad implica que en lugar de una decena sean 60 las escuelas que se tomen en cuenta.

El funcionario consideró que las políticas aplicadas desde el gobierno nacional para lograr una mayor inclusión en el sistema educativo han sido exitosas y remarcó la importancia de la Ley de Financiamiento Educativo, aprobada en 2006. Sin embargo, observó que esas mejoras no se han trasladado a la calidad.  “Ese es el desafío en el que trabajamos”, afirmó.

Una realidad negada

El ministro hizo una comparación entre las controvertidas cifras del Indec y las respuestas que tienen en los números preocupantes que surgen del último reporte PISA. ¿Su tesis? “No se quieren ver las cifras, se niega la realidad”.

En ese estudio, la Argentina mostró que sus estudiantes se encuentran en niveles inferiores a la media. Ni siquiera consiguió un resultado destacado dentro de la región. Por el contrario, el informe dejó cifras alarmantes, como que más del 50% de los alumnos tiene serios problemas en comprensión de textos; cifras semejantes se observaron en los campos de matemáticas y otras ciencias.

A esos números, el ministro agregó otros más sorprendentes, como que por ejemplo que penas un 8% de los estudiantes consigue un título universitario. En el caso de las clases más pobres, es aún peor: 1 de cada 100.  

Evaluar para planificar

Para mejorar la calidad educativa son fundamentales los diagnósticos, opinó Bullrich. Y remarcó que es importante no desconocer los resultados, sino atender a ellos y actuar en consecuencia.

En este sentido, su cartera tiene previsto una serie de operativos de evaluación este año: además de la introducción de PISA –que debería repetirse en 2015-, cuenta con un examen de Finalización de Estudios Secundarios (FESBA), mediciones del grado de éxito de sus programas educacionales y pruebas para el cuerpo docente, entre otros.

Las cifras –sostuvo el ministro- son esenciales para comprender las fortalezas y debilidades de su área, dar respuestas y optimizar el uso de fondos. Dijo, además, que la Ciudad buscará integrarse con todas las mediciones disponibles y hasta se mostró a favor de crear un sistema de evaluación sudamericano, algo que se sugirió tiempo atrás desde el gobierno nacional.  

Prueba PISA

Más de 1.800 alumnos porteños se someterán al examen de la OCDE, cuyos resultados se conocerán aproximadamente el viernes de 2013. Representan a las 60 escuelas de la Ciudad que serán tomadas en cuenta para el estudio.  

La mitad de esta muestra pertenece a establecimientos de gestión estatal y la otra mitad a instituciones privadas. Todos fueron seleccionados por los evaluadores, al igual que los estudiantes seleccionados para realizar la prueba: son unos 35 por colegio y en aquellos en los que la matrícula es superior son elegidos por sorteo.

Los docentes del país recibieron el material para prepararse en el primer semestre del año y desde hace un mes y medio, los grupos comenzaron con los entrenamientos. No obstante, cada escuela conoció recién la semana pasada quiénes fueron los alumnos que harán el examen en los próximos días.

La evaluación no incurre en la currícula. Los contenidos del examen son iguales en todos los países donde se realiza y, en esta ocasión, hará especial hincapié en el área de Ciencia.

Bullrich apuntó que, a diferencia de lo que ocurre en los países del tercer mundo, en las naciones centrales los alumnos comprendidos en el estudio suelen estar siempre en el mismo nivel educativo. La Argentina no el caso, ya que hay una buena parte de jóvenes de 15 años que no están 3º año, como correspondería, por lo que sus conocimientos escolares no son los convenientes. 

Cargando...