Ciencia bruja

Un profeta milenarista en Tecnópolis

Como si encarnase la "contraofensiva oficialista" de Sri Sri Ravi Shankar, que el 6 de Septiembre abre FeVida, el primer Mega Encuentro de Espiritualidad de Latinomérica en el cual Mauricio Macri postulará a Buenos Aires "Ciudad del Amor", Tecnópolis —una iniciativa del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación— ha incluido entre sus conferencistas a un tal Janis Roze, quien presenta el 19 de agosto en el ateneo científico "una nueva tesis para el futuro de la humanidad a partir de diciembre de 2012".

Charla de Janis Roze a sus seguidores, en 2009.

Roze es, según la gacetilla, un "prestigioso científico". Sin embargo, hasta ahora sólo era conocido por un pequeño círculo de aficionados al ocultismo. Nació en Lituania y es profesor de Biología por la Universidad de Venezuela. Eso no quita a que la gacetilla de prensa difundida por Tecnópolis resulte chocante: nada informa sobre la carrera de Roze como profeta o predicador espiritual. Dice, sí, que su conferencia versará sobre "ciencia y espiritualidad". ¿Qué temas, qué mirada prevalece en su discurso? Tecnópolis sólo se refiere a sus logros científicos. Por ejemplo, dice que es "senior residente" de un presunto "American Center on Science and Society" de la Universidad de Nueva York. O que fue co-fundador de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Venezuela. Explorando por nuestra cuenta, sabemos que, en 1962, obtuvo un Premio Nacional de Investigaciones Científicas José María Vargas por sus estudios sobre las serpientes.

Roze dice lo que queremos escuchar. Que la Argentina es el futuro. ¿Por qué? Porque posee "fuerza telúrica" ¿Cómo? Claro, es una "fuerza vibracional" que puede "abrir la puerta al cambio". Eso no es todo: "Estamos por comenzar un nuevo ciclo lleno de energía y hay dos polos magnéticos en cada extremo del continente americano: la Argentina y Estados Unidos. Entonces, tenemos que empezar a unir el magnetismo para ir integrando todo."

Ese "magnetismo" no lo vuelve chavista. Pero Roze, tranquilamente, podría haber sido panelista de la cuestionada FeVida. Sus conocimientos espirituales proceden de una revelación personal. Sus verdades de Perogrullo no tienen nada que envidiar a las de Ari Paluch, un locutor cuya prédica desentona con el tipo nervioso y con mal carácter que lee las noticias; ni a Claudio María Domínguez, el promotor de falsos médicos y gurúes que buscan a niños entre sus amantes; o al amigo de Claudito, el homeópata Atilio Vera Fuentes, quien afirma curar el cáncer mediante la terapia colónica, una técnica que —por su ineficacia y los riesgos que implica— fue abandonada por la medicina en 1919.

Janis Roze en el site de TecnopolisJanis Roze en el site de Tecnopolis

¿Qué dato aporta Tecnópolis sobre Roze, conferencista estrella en el palacio oficial de ciencia y la tecnología? Más profecías. "El 2012 no es el fin del mundo sino una oportunidad para que toda la humanidad, a partir de la ciencia y la conciencia, inicie un nuevo ciclo". Luego hace el vaticinio que sin duda más ha entusiasmado a los organizadores. Afirma que la Argentina es el país elegido para liderar ese cambio que marcará el camino al resto del mundo. "El argentino es mucho más de lo que cree ser. La ciencia explica por qué nuestro ADN carga con el residual de miles de años", cualquier cosa que esto pueda significar. (En realidad, Roze luego explica que cree en un "río genético" que son "voces del pasado, escondidas en la molécula de ADN", las cuales "están revelando nuestras desconocidas raíces genéticas y los diversos caminos de nuestra herencia individual".)

Las sorpresas continúan. "Justamente a partir de la ciencia —dice Tecnópolis—, Janis explica cómo llega una nueva energía que permitirá a la humanidad redefinirse: ´En 2012, estaremos entrando en lo que se llama la banda de fotones galáctica. Es decir, en el centro de nuestra galaxia hay un hueco enorme pero hay un sol central que entra justo en la banda de fotones…".

La expresión "banda" o "cinturón de fotones" deschava la fuente del presuntuoso andamiaje teórico del profesor Roze. Este concepto tiene su origen en cierta literatura ocultista según la cual el Sistema Solar atravesará "en breve" una suerte de malla de radiación cósmica que tamizará a la humanidad y "elevará a unos y eliminará a otros". A fines del siglo XX, esta creencia se conoció como "El cinturón de fotones de Alcyon". Surgió en grupos religiosos ufológicos y, pese a que no tiene fundamento científico alguno, circula en redes, blogs y sitios dedicados a agitar las ilusiones o temores apocalípticos del 21-12-12.

Llegados a este punto, poco importan las credenciales del Sr. Roze. Poco importa si cobró o no para participar de la muestra: si lo hizo, el gobierno argentino podría aducir que le pagó con el dinero ahorrado con el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, quien (pese a que por sus charlas suele cobrar 100 mil dólares) acaba de dar en Buenos Aires conferencias libres y gratuitas. Lo que nadie mencionará es el costo social, el impacto negativo que supone dar legitimidad y facilitar mediosa un charlatán.

Cualquier iniciativa dedicada a la promoción de la ciencia y la tecnología debe ser extremadamente cuidadosa al elegir a sus disertantes. ¿Ignoraba la dirección de Tecnópolis que Roze iba a presentar una charla teológica aderezada con falsas ciencias? Hubiese bastado con hojear "Espiritualidad creativa. De la inteligencia emocional a la intuición espiritual" (Editorial Kier, 2007). Escribe Roze: "Para comprender el Uno, sin el dos, que abarca todo el cosmos y nuestra vida, invocamos a la imaginación espiritual, que apunta hacia un Misterio Cósmico que simplemente Es."

Janis Roze puede resultar interesante a quienes les parece profunda la oscuridad. O ser un gran orador religioso. Nadie niega su derecho, ni su libertad, de expresar su visión espiritual sobre los hombres y el universo. Pero ¿en Tecnópolis? Tal vez, su participación se hubiese justificado si era acompañado por voceros de otros grupos religiosos. Y, si en verdad el plan es científico, junto a historiadores, sociólogos o antropólogos. Pero no fue así: ha sido presentado como el biólogo que une ciencia y espíritu para anunciar la cercanía de "tiempos de gloria para la patria".

En nombre de quienes intentamos impedir que el cinturón de fotones destruya a la humanidad, ojalá que cierta sensatez nos libre de predicadores que conviertan al templo de la academia, el arte y la tecnología en caja de resonancia de charlatanes y de profetas milenaristas.

Alejandro Agostinelli es periodista y editor del blog Factor 302.4
@AleAgostinelli

Cargando...