Ciencia bruja

Medusas invaden tres centrales eléctricas

No es un fenómeno nuevo, de hecho se ha documentado el caso de una planta eléctrica australiana, que tuvo que cerrar en 1937 porque una invasión de medusas estropeó las bombas de agua marina.

Durante las últimas décadas, ha habido docenas de casos de apagados parciales o completos en plantas energéticas costeras provocados por las medusas, pero lo cierto es que - casualmente o no - en las últimas semanas estos incidentes se han repetido hasta en tres ocasiones.

La semana pasada una planta de la costa de Israel tuvo que detenerse cuando su sistema de refrigeración se atascó por una plaga de medusas. Un incidente similar sucedió hace dos semanas en otra planta energética en la costa de Escocia. Y una semana antes un reactor en Shimane, Japón, sufrió una avería parecida en su sistema de bombeo de agua marina.

Hacé clic acá para ver la galería completa

ReutersReutersReuters

Los científicos que estudian el cambio climático habían predicho que la subida de temperatura en las aguas provocarían un aumento en el número de estos organismos marinos.

Sin embargo, estos sucesos recientes no bastan para indicar un patrón global. Algunos científicos creen que puede tratarse simplemente de una coincidencia, ya que las temperaturas estacionales puede provocar booms de natalidad (o de mortalidad) de medusas, que además no se mueven por sus propios medios sino que dependen de las corrientes marinas para sus desplazamientos.

Si la casualidad hace que el clima de una zona marina reducida provoque un aumento espectacular del nacimiento de medusas, en un área donde existen corrientes que van a dar a una central energética costera, el problema está asegurado.

A pesar de todo hay que decir que los sistemas de refrigeración por bombeo de agua cuentan con eficientes protecciones y filtros para evitar que la cosa vaya a mayores, aunque ciertamente el engorro (dado que los trabajadores no pueden tocarlas directamente por ser urticantes) puede llevar a cesar temporalmente la actividad en las plantas.

Lo cierto es que a pesar que algunos investigadores sospechan que su número está creciendo, de momento no existen trabajos científicos que rastreen las poblaciones de medusas para determinar si crecen a nivel global o si simplemente se trata de afloramientos masivos aislados.

El debate está en al aire. Ciertamente si estos sucesos confirman una tendencia al alza, podrían terminar siendo una prueba irrefutable de que algo anómalo sucede en el clima del planeta. Mientras tanto conviene ser prudentes y no sacar conclusiones precipitadas.

Lo vi en Life little mysteries.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK