Ciencia bruja

Los Ig Nobel siguen riéndose de la vanguardia de la ciencia

Ig Nobel AwardsIg Nobel Awards

Los premios Nobel satíricos que entrega en la Universidad de Harvard la revista Annals of Improbable Research (AIR) nunca se agotan. Pero no solo es una cantera infinita. Lo genial es que tampoco nos cansan a nosotros, los interesados en las rarezas de la ciencia: siempre hay una investigación divertida, alguien descubre la quinta pata al lado B de las cosas o aparece la idea de que, si bien no revoluciona el conocimiento (para eso está el Premio Nobel, y no siempre), nos hace reír y reflexionar sobre algún costado insólito de la realidad, ora porque uno jamás pensó que la actividad cerebral de un salmón muerto podía ser objeto de investigación, ora porque uno nunca consideró que un mozo con una bandeja de café te puede hacer pensar.

Los premios Ig Nobel son entregados por verdaderos laureados con el Nobel, aunque estos no sólo están centrados en científicos sino en escritores, empresas y organizaciones sociales. Durante la ceremonia de la XXII edición asistieron el químico Dudley Herschbach (Premio Nobel en 1986), el economista Eric Maskin (2007) y el físico Roy Glauber (2005).

A 20 años del primer Ig Nobel, cuando aún era considerado "una parodia del Nobel", ya han conquistado su propia legitimidad. Este año fueron honrados los siguientes trabajos:

Torre Eiffel WikipediaTorre Eiffel Wikipedia

Premio de Psicología
Anita Eerland (Holanda), Rolf Zwaan (Holanda), y Tulio Guadalupe Estrada (Perú).
Mérito: Por el estudio sobre cómo la postura del cuerpo influye en nuestros cálculos, siendo el ejemplo tomado el caso de la torre Eiffel, la cual "parece más pequeña cuando estamos inclinados a la izquierda". La investigación comprobó que manipular (sin avisar) la inclinación del cuerpo de una persona influye en las estimaciones sobre cantidades (tamaños, números o porcentajes). Esto que parece una tontería probablemente resulte serlo, pero a la vez puede constituir un avance en el estudio de la relación entre los procesos cognitivos superiores, la memoria y las posturas corporales, que puede influir en el diseño de largavistas, cabinas de aviones o en cómo disponer al televisor en un hotel alojamiento. Por decir tres cosas que se nos ocurren a vuelo de pájaro.

Premio de la Paz
Igor Petrov (inventor de SKN, Rusia).
Mérito: haber convertido viejas municiones en piedras preciosas. El ingeniero ruso Igor Petrov, empleado en la compañía SKN de la ciudad de Snezhinsk, Chelyabinsk, transformó balas en nano-diamantes. Petrov no asistió a la ceremonia, o quizá el propósito de su invento fue uno diferente por el que fue ternado y prefirió ahorrarse el papelón.

Premio de medicina
Emmanuel Ben-Soussan y Michel Antonietti (Francia)
Mérito: Dar consejos para reducir a la mínima expresión el riesgo de que se produzcan "explosiones humanas" durante una colonoscopia. Los intestinos son explorados por medio de una cámara que entra a través del ano. Este camino debe ser despejado con productos químicos que "pueden reaccionar con ciertos fluidos corporales y producir una rápida acumulación de gases combustibles, tales como hidrógeno y metano". Los láseres usados en el procedimiento pueden encender la chispa que cause una "gran explosión" de gas colónico.

Premio de Acústica
Kazutaka Kurihara y Koji Tsukada (Japón)
Mérito: Haber creado el SpeechJammer o "Silencia charlatanes", una pistola que fastidia el blá-blá de una persona. ¿Cómo? Le "devuelve" sus propias palabras con un breve "delay". El efecto logrado es que a las personas "les resulte muy complicado hablar oyéndose su propia voz con un cierto retraso".

fMRI de un salmon del AtlanticofMRI de un salmon del Atlantico

Premio de Neurociencia
C. Bennett, A. Baird, M. Miller, y G. Wolford (EE.UU.)
Mérito: Demostrar que usando instrumentos y estadísticas sencillas es posible detectar actividad cerebral significativa en cualquier parte, "incluso en un salmón muerto". El trabajo, titulado "Correlación Neural desde una Perspectiva Interespecie tomada en Salmones Atlánticos Post-Mortem", muestra una fMRI (Resonancia Magnética Funcional) de la cabeza del finado pez. La imagen muestra un "falso positivo" que podría ser malinterpretado como actividad cerebral.

¿Qué miran los chimpancés?¿Qué miran los chimpancés?

Premio de Anatomía
Frans de Waal (Países Bajos ) y Jennifer Pokorny (EE.UU)
Mérito: Descubrir que los chimpancés pueden identificar a sus congéneres sólo con ver fotografías de sus traseros en la pantalla de la computadora (a diferencia de los humanos, que nos reconocemos por las caras, acaso porque vamos vestidos). Los investigadores de la Universidad de Emory descubrieron que reconocieron con más seguridad a las imágenes de asentaderas de simios conocidos. "No reconocieron las desconocidas y tuvieron dificultades para discernir el sexo de los extraños", explicaron los autores. Los humanos nos identificamos por las caras, y mirar colas no solo no está bien visto sino que sus rasgos esenciales suelen estar cubiertos con vestimenta.

Premio de Química
Johan Pettersson (Suecia)
Mérito: Haber resuelto el misterio de por qué, en algunas casas de Anderslöv, en el sur de Suecia, "el cabello de algunas personas se puso verde". Pettersson, un ingeniero ambiental, descubrió que los caños de agua caliente, fabricados con un cobre defectuoso, había teñido las rubias cabelleras de varios vecinos y vecinas.

Premio de Física
J. Keller (EE.UU.), R. Goldstein (EE.UU. e Inglaterra), P. Warren y R. Ball (Inglaterra).
Mérito: Calcular las causas y trayectorias, en suma, "el equilibrio de fuerzas que da forma y movimiento de una cola de caballo" humana. Para realizar, el equipo de neurocientíficos retomó una tesis de Leonardo da Vinci, quien una vez comparó la fluidez del pelo con la del agua y la tradujeron en una ecuación matemática. "En cierto sentido, hemos validado visión de Leonardo", dijo Ray Goldstein, el físico teórico en la Universidad de Cambridge que fue a recibir el premio.

Premio en Dinámica de Fluidos
Rouslan Krechetnikov y Hans Mayer (Rusia)
Mérito: Estudiar cuánto salpica, cómo llega a destino un pocillo de café mientras alguien lo lleva. El trabajo, publicado por la revista de la American Physical Society, evaluó las condiciones en que se derrama el café "para diferentes velocidades de paso y niveles de líquido en la taza". Analizaron la interacción de sistemas dinámicos, viscosidad de los fluidos, tamaños del recipiente, propiedades del café y biomecánica de la marcha.

Se estima que la investigación mejorará el equilibrio de los mozos en las confiterías, redundará en la calidad de los desayunos americanos y contribuirá en el ahorro de "oro negro", ya que el estudio consideró la cantidad de café perdido en la corrida.

Premio de Literatura
Oficina de Contabilidad General de los EE.UU.
Mérito: Publicar un informe sobre informes que recomiendan "cómo preparar un informe acerca de un informe".

Alejandro Agostinelli es periodista y editor del blog Factor 302.4
@AleAgostinelli

Cargando...