Ciencia bruja

El misterio de “la cosa” bajo el Mar Báltico continúa

A comienzos de agosto de 2011 informábamos el hallazgo de un objeto bajo el Mar Báltico por parte de Peter Lindberg, comandante del buque de rescate Ocean X Explorer. La noticia hubiese pasado inadvertida si "la cosa" no hubiera sido tan parecida al Halcón Milenario de Star Wars. "Misterio submarino agita la imaginación de los ufólogos", era el título de aquella nota. Nos quedamos cortos: no sólo la imaginación platillista entró en ebullición, la de los lectores también, quienes dejaron al pie 438 comentarios postulando toda clase de especulaciones y alzando 339 pulgares a la frase "¡¡¡No se les ocurra tocar eso!!! Es el tapón del mar!!!!!!", escrita por César, un lector cuyo nombre hubiésemos querido citar completo en tributo a su ingenio.

Ahora el barco, especializado en localizar rastros de naufragios, acaba de regresar al punto del descubrimiento y, tras sumergirse en las profundidades del mar, promete "grandes revelaciones".

Primeras imágenes de la exploración bajo el Báltico (sólo en inglés)

El pasado 15 de junio un grupo de buzos descendió, tomó fotos y filmó varias horas de video. En el lugar, los cazadores de naufragios y tesoros hallaron una roca semiesférica "con forma de hongo" que, si hemos de creerles, dejó a los buzos asombrados. "Primero creímos que sólo era una piedra, pero es algo más que eso", aseguró Lindberg. En una suerte de "saca y pon" del misterio, que puede ser interpretado como un intento de "no matar la gallina de los huevos de oro", la ambigüedad o las promesas de los participantes de la expedición parecen anunciar los preparativos de un documental dedicado al descubrimiento.

Objeto del Báltico: demasiado parecido al Halcon Milenario...Objeto del Báltico: demasiado parecido al Halcon Milenario...

La noche del 19 de junio de 2011, cuando el barco cruzaba el Golfo de Botnia, el sonar detectó una "estructura circular de unos 18 metros de diámetro" (ahora hablan de 60 metros de diámetro y una altura de 3 ó 4 metros por encima del lecho marino). Desde el principio, Peter Lindberg insinuó un par de datos intrigantes para inaugurar el nuevo enigma y acaso tentar a algún inversor dispuesto a financiar una inmersión, que es lo que acaba de conseguir.

En aquella oportunidad, el comandante del Ocean X dijo que el objeto, detectado a 87 metros de profundidad, parecía conectar con una suerte de "pista" de 300 metros de largo, como si éste se hubiese deslizado hasta detenerse donde fue hallado. "En mis 18 años de profesión nunca había visto algo así", declaró Lindberg al Expressen, el periódico sueco con que Ocean X negoció la primicia. Ahora, el equipo canta más o menos la misma canción. "Estábamos allí para encontrar las respuestas, pero sólo tuvimos problemas", dijo Stefan Hogeborn, buceador con 20 años de experiencia y socio en la aventura. "Todavía no sabemos si (el objeto) es natural o artificial", añadió. Hogeborn, quien asegura haber participado en más de 6.000 inmersiones, reafirma: "Nunca he visto nada parecido", dijo mientras nadaba.

Buzo del Ocean Explorer dirigiéndose al "objeto"Buzo del Ocean Explorer dirigiéndose al "objeto"

En su momento, los arqueólogos marinos vaticinaron que "esa cosa" parecida a la nave que piloteaba Han Solo para luchar contra el Lado Oscuro de la Fuerza iba a terminar siendo poco más que una curiosa formación rocosa. Los buceadores aceptaron la descripción a regañadientes, ya que aún adoban el misterio con metáforas humeantes. "Casi parece moldeada en cemento", agrega Lindberg. "Se puede comparar con un collar de perlas que alguien ha tratado de usar para hacer un fuego en el fondo del océano", pues parecen cubiertas con una especie de hollín. "Eso es algo raro", dice el buzo. "No es una zona volcánica". Las imágenes muestran una serie de piedras irregulares ordenadas en forma circular, junto con una suerte de "olla" que los buzos definen como "un gran horno". La forma circular o esferoidal es tan sorprendente en la naturaleza como un cráter, una concha marina o huellas en el hielo causadas por emisiones de metano. Es decir, no constituye una geometría sorprendente. Una muestra de las rocas recogidas ya están en el laboratorio de Martin Jakobsson, profesor de Geología Marina y Geofísica en la Universidad de Estocolmo. El científico vio el rodaje y, tras un primer análisis, dijo: "Es probable que se trate de algún tipo de arenisca. Cuando miras la estructura, tiene esa pinta".

CUANTO MENOS IDENTIFICADO, MEJOR

Como para no inmolar su prestigio antes de salir a la cancha, el jefe del equipo que acaba de sumergirse en el Báltico ha descartado la naturaleza extraterrestre del asunto, lo cual no deja de ser destacable ya que fue la especulación que impulsó la noticia.

Al igual que la primera vez, Lindberg parece más interesado en mantener en suspenso el misterio que en ser claro. Tal vez por eso las imágenes que ha dado al Expressen son más sugerentes que ilustrativas. Y quizás por lo mismo dice que "su origen aún no ha sido explicado", sin pronunciarse a favor de ninguna hipótesis, mientras confirma la existencia de la supuesta "pista" que "la cosa" habría usado para deslizarse, alentado sin vueltas la idea de que aquello alguna vez estuvo en movimiento.

Así era presentada la "anomalía" hace un año.

Como para dejar claro que Ocean X es una empresa que no da puntada sin descuidar la veta comercial, Lindberg no ha revelado las coordenadas; sólo admite que el misterio yace "en algún lugar del Golfo de Botnia en el Mar Báltico, entre Suecia y Finlandia".

Al principio, la historia daba pie para sospechas: los muchachos del Ocean X buscaban en el Báltico un barco hundido en la Primera Guerra Mundial, exploración que debieron interrumpir, un poco por el mal clima y otro poco por la falta de fondos. Así, la repercusión del enigma submarino llegó como una potencial promesa de cash: misterios novedosos en un contexto de aventura cotizan alto en el History Channel, Discovery o NatGeo.

¿Quién descorchará el "tapón del mar"? ¿Cuándo ofrecerán una explicación definitiva? ¿Qué canal tendrá la exclusiva? Ya se encargarán de hacérnoslo saber. El punto es si, entonces, estaremos dispuestos a acompañar las revelaciones de un buzo hábil en hacer buenos negocios con las cosas —cualquiera sean esas "cosas"— que suele encontrar bajo el mar.

Alejandro Agostinelli es periodista y editor del blog Factor 302.4
@AleAgostinelli

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK