Ciencia bruja

Dave sabe absolutamente todo acerca de tí

Si tú, lector, eres un cándido consumidor de servicios esotéricos y no te importa entregar tu intimidad y tu dinero a personas que afirman poseer poderes, puedes abandonar la lectura y seguir disfrutando de tu deseo de creer. A los lectores que quedan, que a esta altura no serán muchos, les informaremos, por si no lo sabían, que videntes, curanderos y canalizadores suelen recurrir durante sus consultas a una técnica que han tomado prestada de los ilusionistas profesionales, la "lectura en frío".

Ya explicaremos de qué se trata. No es —adelantamos— el método que ha usado Dave, el protagonista del video, para recuperar hasta el más recóndito secreto de las personas que entraron en su carpa a preguntarle por su destino. Dave utiliza un procedimiento mucho más sorprendente. Veámoslo en acción.

Dave conoce vida y obra de cada consultante. ¿Cómo lo hace? Simplemente, un grupo de ayudantes pone en los buscadores el nombre del sujeto y husmea todo sobre él en las redes sociales. Los participantes, desprevenidos, se dejan llevar por el entusiasmo. "¿Y si este tipo con una pinta de chanta que raja la tierra es un verdadero dotado?", se habrán preguntado. Ellos creen estar solos frente a un vidente real, por eso abren cada vez más grandes sus ojos y sus bocas, absortos ante cada adivinación, confundidos ante cada demostración de las "capacidades parapsicológicas" de Dave.

Al finalizar el experimento —realizado en Bruselas por la Federación Belga del Sector Financiero (Febelfin), una organización mutual— cae un telón y vemos a estos sujetos, disfrazados de oscuros crackers, pasando el rastrillo a toda la información pública disponible sobre los "chorlitos". Dave, en realidad un actor, iba recibiendo, en tiempo real, la información sobre cada sujeto a través de un auricular.

TarotTarot

Para la campaña "Ask Dave!" Febelfin contrató a la agencia Duval Guillaume Modem. No se propuso tomarle el pelo a los transeúntes. Quiso exponer una realidad que a muchos nos cuesta comprender: los usuarios de Internet que glosamos nuestra vida en la web estamos expuestos a la acción de estafadores que pueden usar esta información en nuestra contra. Si somos cuidadosos y no dejamos rastros de nuestra actividad en línea tampoco estaremos a salvo, ya que son muchas las empresas a las que suministramos datos personales sin saber que, en alguna parte de la letra chica, aceptamos que hagan con ellos lo que quieran (hasta vendérselos a terceros).

Nuestras indiscreciones en la red pueden poner en riesgo nuestras vidas —y la de las personas de nuestro entorno— porque solemos subestimar el ingenio de los "cazadores de datos", quienes pueden usarlos (o procesarlos a pedido de otros) para hacernos caer en trampas tan graves, o mucho más graves, como la urdida por la agencia que inventó a Dave.

Ahora bien, leer la mente "desmenuzando" los perfiles de Facebook o Twitter no es lo que hacen cientos de miles de presuntos videntes aquí y en todas partes. Éstos tampoco están demasiado dispuestos a revelar sus trucos. ¿Acaso entre sus talentos pueden descubrir el nombre de los familiares, posibles rivalidades, planes de viajar o el número de la tarjeta de crédito? No es lo frecuente, a menos que el dotado en cuestión resulte ser un visionario del mundo de los espíritus con un programa de TV en prime time (en cuyo caso podría llegar a utilizar con éxito sistemas parecidos al de Dave).

CONSULTAR A UN ADIVINO: EL PRIMER FILTRO
Los clarividentes que muchas personas conocen por recomendación, o por el aviso que han publicado en un diario, usan la "lectura en frío", que es otro modo de entregar información sin tu consentimiento, o al menos sin que te des cuenta de que permitiste que la tomaran.

La "Lectura en frío" es, nos ilumina el psicólogo Michael Shermer, "hacerle creer a una persona que sabemos algo sobre ellos cuando en realidad lo sabemos por lo que ellos mismos dicen". O por lo que hacen, ya que a veces el camino mismo elegido para llegar hasta el adivino proporciona información sobre el cliente. Ejemplo: no es lo mismo atender a un tipo solitario y sigiloso que a una persona escéptica y resignada, que entra con una pareja creyente.

Si tenemos en cuenta que las personas que asisten a estos servicios ya van predispuestas a creer que los clarividentes son quienes dicen ser, ¿por qué subestimar su disposición a ser embaucados? En estos escenarios, donde el protagonista se entusiasma ante la más débil aproximación y tiende a desechar los comentarios de escaso valor "diagnóstico", "descriptivo" o "predictivo": el adivino dispone de amplio margen para "arañar" datos que permiten desde "contarle las costillas" al consultante hasta determinar si estamos ante una persona soltera o en pareja.

¿Cómo obtienen esta información? Por gestos, la observación atenta de su lenguaje corporal, determinadas reacciones, forma de hablar, sexo, religión, nivel educativo o cualquier otro rastro en su apariencia (un anillo, estilo de zapatos, corbata, etc.) que sugieren qué tipo de persona tenemos delante nuestro. El vidente nunca le dirá lo mismo a un jóven que usa lentes de nerd que a una señora de cierta edad con las uñas pintadas.

Halloween 2008 (Wiki)Halloween 2008 (Wiki)

SIMULACROS PREDICTIVOS. Según Shermer, los adivinos "nos invitan a interpretar frases ambiguas para recuperar datos que luego usarán en su simulacro predictivo". Ejemplo: "Siento una conexión con una F... ¿Qué se relaciona con esta letra en tu vida?", podría decir el arúspice. Siempre habrá algo relacionado con la letra F. Cuando el consultante diga cuál es la relación le aportará algún dato adicional que el adivino reelaborará para devolver un nuevo "acierto".

EL EFECTO BARNUM. También llamado Efecto Forer. El adivino tiende a halagar a la persona para que ésta coopere con datos que aquel buscará reformular y presentar como aciertos propios. El adivino dirá alguna frase que parece a medida de la persona a la que se dirige, pero será tan genérica o ambigua que podría aplicarse a cualquiera. Ejemplo: "Tuviste un grave entredicho con un amigo, o tal vez un pariente". O "estás pensando seriamente en mejorar tu situación laboral".

EL ARDID DEL ARCO IRIS. Es una frase que contiene dos afirmaciones contradictorias. Causa la impresión de que estamos diciendo algo que "calza" porque es difícil de negar, y al mismo tiempo, abarca diferentes opciones. Por ejemplo: "Sos muy inteligente, pero a veces cometés torpezas que te llevan a dudar de tu perspicacia" o "Solés ser una persona alegre, pero hace un tiempo pasaste un grave momento de angustia". Cuando los opuestos coexisten, el adivino nunca pierde.

¿Debemos dudar de la honestidad de los "lectores en frío"? No necesariamente. Hay videntes convencidos de la realidad de sus propias capacidades paranormales, que aplican estas técnicas de un modo inconsciente: antes que un "don sobrenatural", poseen una habilidad natural para detectar "a ojo" información relevante de las personas. Varios autores, como el psicólogo Denis Dutton, de la Universidad de Canterbury, Nueva Zelanda, o el profesor Ray Hyman, del Departamento de Psicología de la Universidad de Oregon, refieren casos de personas que creían poseer un don, sobre todo por la aprobación de sus consultados, y que luego descubrieron ser, apenas, "buenos lectores en frío".

¿Existen personas que realmente posean poderes psíquicos, o apenas parecidos a los representados por Dave? Hasta la fecha, los parapsicólogos —esto es, los investigadores dedicados a estudiar en condiciones de laboratorio la presunta "habilidad paranormal" de las personas— no han ofrecido evidencia concluyente.

Alejandro Agostinelli es periodista y editor del blog Factor 302.4
@AleAgostinelli

Cargando...