El blog editorial

La nota que una víctima del 9/11 escribió antes de morir llegó a su familia diez años después

La nota revoloteó por el cielo neoyorkino, zarandeada por los vaivenes del aire y las corrientes creadas por un taxi amarillo al pasar a toda velocidad entre una manzana o una puerta abriéndose y cerrándose con fuerza cuando un trabajador sale una mañana de martes a empezar su jornada laboral. La nota revoloteó y terminó por aterrizar en las calles aledañas al banco de la Reserva Federal, donde la vio un paseante. Al ver su contenido se la entregó, alarmado, a uno de los guardias que vigilaban la puerta del banco. A él también le alarmó el contenido -solamente cinco palabras y dos números- e intentó ponerse en contacto con las oficinas de las Torres Gemelas para ver qué estaba pasando.
No obtuvo respuesta. Las Torres Gemelas ya no existían. Era el 11 de septiembre de 2001 y el mundo acababa de cambiar para siempre.

Atentado a las torres gemelas (Foto: iProfesional)Atentado a las torres gemelas (Foto: iProfesional)

Once años después, el mundo sigue tan impredecible como nos lo dejó aquel martes. Prueba de ello es que ni las vidas de los familiares de aquellas víctimas siguen tranquilas. Hace un año esa misteriosa nota resurgía para cambiar por completo lo que la familia Scott sabía de la muerte de Randy, marido y padre de dos hijas, en las oficinas de Euro Brokers Inc. de las Torres Gemelas.

"Había pasado diez años con la esperanza de que Randy no se hubiera quedado atrapado en el edificio", confiesa la viuda Denise, de 57 años.

Su hija mayor, Rebecca, de 29, añade: "Pensaba que había muerto en el acto".
Esto es algo normal: a veces la nueva tecnología permite descubrir más información sobre una víctima el 9/11, o se encuentran los llamados "fragmentos" (objetos relacionados a la víctima, o restos mortales). Muchas familias han pedido no ser llamadas cuando surgen novedades porque prefieren dar el asunto por cerrado. Denise no. Aunque la decisión tenga consecuencias como éstas.

"Llegó. Diez. Años. Tarde", enuncia la viuda en una cadencia extremadamente lenta para dar énfasis. "Se acercaba el décimo aniversario y me estaban pidiendo que reprodujera toda la historia. Ya fue duro entonces como recibir esa llamada. Y ni siquiera para aportar algo nuevo, es para cambiarlo todo".

En enero de 2012 el padre de Denise murió. Decidió que era un buen momento para contarle la historia a sus hijas. Que su padre había muerto sufriendo aquel día. "Rompí a llorar porque era claramente su letra", recuerda Rebecca. La nota no solo cambiaba su vida, sino la de las otras 11 personas a las que aludía. "Todos esperábamos que hubiera muerto en el impacto porque de esa forma no habría sufrido", añade Alexandra. "Saber no solo que estuvo atrapado, sino también lo que tuvo que pasar... Y conocíamos a la gente de su oficina también. Tenían niños y familias y debían estar aterrados".

La nota se quedará en el destino en el que lleva desde hace años, tras su paso accidental por el banco de la Reserva Federal: el Museo del 9/11  en Nueva York. En palabras de su comisaria, Jan Ramirez: "Estamos increíblemente orgullosos de mostrar un documento que se escribió en las Torres Gemelas y terminó llegándole a su mujer y dos hijas. Creo que será una de las piezas más poderosas del museo".

Cargando...