El blog editorial

La isla de arena más grande del mundo

Cortesía de EVC2008/Flickr.Cortesía de EVC2008/Flickr.

Cuenta la leyenda que el gran dios Beeral envió a su mensajero Yindingie con su ayudante K'Gari a crear el mundo. Hechizada con la belleza de su obra, K'Gari decidió quedarse a vivir en la tierra, por lo que Beeral la convirtió en una hermosa isla de arena, cubierta de árboles, flores y lagos cristalinos; y para que no estuviera sola, la pobló con coloridas aves, ualabíes, dingos y una tribu Butchulla. En la lengua de estos aborígenes, K'gari significa "paraíso".

Cortesía de _leilund/FlickrCortesía de _leilund/Flickr

Hoy llamada Fraser Island, la isla de arena más grande del mundo (1840 Km2), está situada en la costa sur de Queensland (Australia) a unos 200 Km al norte de la capital. Su longitud es de 120 Km y aproximadamente 24 de ancho; y es también el único lugar del mundo en el que las selvas tropicales crecen sobre un complejo sistema de dunas de arena (todavía en evolución) que sobrepasan los 200 metros.

Con más de 350 especies registradas, las aves son la forma de vida más abundante en la isla, sobre todo las zancudas migratorias que descansan aquí durante su largo vuelo entre el sur del país y sus regiones de cría en Siberia. También alberga una fauna única; entre agosto y octubre pueden avistarse ballenas jorobadas, y más de cerca se ven las langostas azules, zorros voladores, zarigüeyas, ualabíes y la raza de dingo más pura de Australia, por lo que está prohibida la entrada de perros para evitar el cruce.

Cortesía de takeapicha/Flickr.Cortesía de takeapicha/Flickr.

Pero las joyas de esta isla, rodeada de arena blanca y largas playas ininterrumpidas, son sus más de 100 lagos de agua dulce —la segunda concentración más grande del país después de Tasmania. De todos, el más famoso y visitado es el lago McKenzie.

Cortesía de museilyvm/Flickr.Cortesía de museilyvm/Flickr.

Situado sobre una duna de arena a 100 metros sobre el nivel del mar, con cerca de 150 hectáreas de extensión, más de cinco metros de profundidad, el McKenzie se ha convertido en el paraje natural más popular de la isla. Como una gigantesca piscina natural, es uno de los 40 lagos dunares de agua dulce de la isla (en el mundo hay solamente 80 de este tipo) que se forman cuando la vegetación que crece en una depresión de la duna crea una reserva de agua de lluvia; lo que significa que no hay manantial subterráneo, no es alimentado por arroyos, ni fluye hacia el océano. La arena y la materia orgánica del fondo del lago forman una capa impermeable que evita que el agua de lluvia se drene. Su arena blanca es sílice puro, y no solo es otra pincelada del espectacular escenario, sino que actúa como un filtro, dándole al agua tan increíble transparencia.

Como Uluru, Kakadu y la Gran Barrera de Coral, Fraser Island es fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1992, en reconocimiento de sus valores naturales.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK