Bergoglio reclamó diálogo

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

En el cierre de la XV Jornada de Pastoral Social, que reunió ayer a unos 300 dirigentes políticos y sociales, el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, pidió que el país se encamine hacia la unidad nacional y la cultura del encuentro.

Al cabo de una semana en la que la Presidenta abrió frentes de tormenta con la oposición, los empresarios y los medios, Bergoglio llamó a "dejar espacio para el diálogo, evitando lo puramente pasional y absoluto, que mata al diálogo y no permite la racionalidad de la escucha".

A lo largo de la jornada expusieron, entre otros, el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), José de Mendiguren; el diputado nacional Ricardo Gil Lavedra (UCR); la ministra de Desarrollo Social del gobierno porteño, Carolina Stanley; el titular del Movimiento Evita, Emilio Pérsico; el secretario general de la CTA Capital, Carlos Chile, y la defensora del Pueblo de la Ciudad, Alicia Pierini. Faltaron a la cita el diputado Roberto Feletti (FPV) y el legislador porteño Rogelio Frigerio (Pro).

Pese a que no hizo menciones directas del Gobierno, Bergoglio dijo que "hay cosas en el diálogo y en el modo de hablar que destruyen toda situación de encuentro". Mencionó, así, los casos de "desinformación, difamación y calumnia que impiden caminar hacia la unidad nacional".

"Si bien las más graves son la difamación y la calumnia, la más sutilmente peligrosa para el encuentro es la desinformación, que es decir la parte de verdad que me conviene", advirtió. Y, al insistir en el diálogo, simbolizó los tiempos de la organización nacional con la imagen del frontispicio de la Catedral, levantada en ese tiempo, que narra el encuentro de José con sus hermanos.

Previamente, el presidente de la UIA advirtió que "cuando se instala la lógica del blanco-negro, amigo-enemigo, desaparece el debate de ideas" y revalorizó el diálogo tripartito, entre trabajadores, empresarios y el mundo de la política, que contribuye a la unidad nacional.

Gil Lavedra llamó a encontrar patrones comunes, a 30 años de la reconstrucción democrática. "Hemos avanzado, pero cuando hacemos un inventario de la situación de hoy, con un 30% de pobreza y un 10% de indigencia, el camino es el encuentro. Y hay una manera de hacerlo: tolerancia con las ideas ajenas, diálogo en busca del bien común y solidaridad", resumió.

Mientras la ministra porteña Stanley dijo que "las políticas sociales son la herramienta fundamental para fortalecer la unidad nacional", el dirigente social Pérsico, flamante subsecretario de Agricultura Familiar, afirmó que "la única política social posible es el trabajo y la dignidad de nuestros compañeros".

Pérsico recordó sus comienzos como militante católico y lamentó que los obispos no hayan tenido un papel más activo en el campo de los derechos humanos durante la dictadura militar. De todos modos, dijo que "la Iglesia es parte de la unidad nacional y desde las primeras peleas patrias estuvo siempre presente en las batallas por construir el país".

Alicia Pierini, en tanto, recordó un mensaje de Bergoglio de 1999, cuando al referirse a la memoria histórica del país, sentenció: "La silenciosa voz de tantos muertos clama desde el cielo pidiendo no repetir errores".

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK