La Argentina busca apoyo internacional por la Fragata

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

Desplegar una fuerte presión internacional sobre Ghana, negociar in situ a nivel diplomático y agotar todas las instancias judiciales. Éste es el plan que lanzó ayer la Argentina para rescatar en forma urgente a la Fragata Libertad, amarrada desde hace 14 días en el puerto de Tema por una decisión judicial del país africano, que avaló un reclamo de los fondos buitre.

Más allá de la reunión hermética y sin resultados concretos a la vista ayer en Accra entre la misión argentina y las autoridades de Ghana para intentar destrabar el conflicto, la Cancillería empezó en las últimas horas a tender lazos con más de 12 países para presionar al país africano. La idea es tratar de revertir desde el plano diplomático la embarazosa situación en la que se encuentra por primera vez un bien del Estado sujeto a los reclamos de los bonistas. Según dijeron a LA NACION fuentes calificadas del Palacio San Martín, ratificadas por varios diplomáticos extranjeros, la Argentina solicitó la ayuda de Brasil, Rusia, Nigeria, China, Chile, Bolivia, Uruguay, Paraguay, Venezuela, Brasil, Perú y Sudáfrica, entre otros países.

En algunos de estos países el pedido de ayuda de la Argentina encuentra una explicación lógica: la Fragata tiene a varios marinos de esas naciones entre los 300 tripulantes varados en el puerto de Tema. En otros casos, la presión internacional que busca ejercer la Argentina sobre Ghana involucra a países que tienen un flujo comercial muy importante con Accra y una fuerte dependencia económica del país africano.

"Pedimos un poco de lógica y vamos a mostrarle a Ghana que el mundo entero está de nuestro lado", reflexionó ayer ante LA NACION una destacada fuente de la Cancillería. La presión internacional podría ampliarse también a los 20 países africanos que rodean a Ghana y sobre los cuales la embajada argentina en Nigeria tiene concurrencia. Pero esta parte del plan aún no fue ratificada plenamente ayer.

Por ahora, hay fuerte apoyo de varios de los países a los que se pidió ayuda y no se descarta que haya un pronunciamiento conjunto de varios países latinoamericanos por el reclamo argentino en Ghana. Un embajador de una de las naciones con marineros a bordo de la Fragata Libertad expresó ayer en forma tajante: "El pedido de embargo a la Argentina es un disparate y nuestro país se lo hará saber a Ghana", dijo. Otro diplomático extranjero asentado en Buenos Aires añadió que "no habrá orden de que los marinos abandonen la Fragata", lo que da una idea de que el apoyo internacional es certero, aunque no se sabe cuál será su resultado concreto en África.

Por lo pronto, ayer no se supo si las gestiones de la misión argentina con las autoridades de Ghana arrojaron algún resultado. A miles de kilómetros de las peleas internas que sacuden al Gobierno por este escándalo, el vicecanciller Eduardo Zuain; el viceministro de Defensa, Alfredo Forti, y la embajadora argentina en Nigeria, que se trasladó a Accra, Susana Pataro, se reunieron con autoridades de Ghana.

La intención del Gobierno es destrabar por la vía diplomática la decisión del juez Richard Adjei Frimpong, del Tribunal de Comercio de Accra, que hizo lugar a un pedido de embargo del fondo NML Capital Ltd., afiliado de la firma Elliot Management. Este grupo inversor norteamericano reclama el cobro de unos 370 millones de dólares de bonos en default de la Argentina.

"La reunión entre la delegación de la Argentina y los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores ya está en marcha", dijo a la agencia AFP una fuente de la cancillería de Ghana. No hubo más información al respecto. La cancillería argentina, a diferencia de otras oportunidades, no emitió comunicado alguno sobre esas gestiones y en el Gobierno se limitaron a decir: "Hay que tener paciencia, pero habrá avances".

Fuentes cercanas a las negociaciones que se realizan en Ghana explicaron que cada día que pasa hay mayor desesperación porque no se encuentra una solución inmediata y los marinos se impacientan. "Estas gestiones podrían demorar de un mes a seis meses como mínimo", comentó a LA NACION un diplomático.

En el plano judicial, la Argentina no cree tener muchas chances. La justicia de Ghana entendió que la retención de la Fragata no constituye una violación de la Convención de Viena y consideró que el buque militar no cuenta con inmunidad diplomática. El Gobierno sostiene todo lo contrario. De hecho, se negó a pagar la fianza de US$20 millones. Por ello cree que para destrabar el conflicto por la vía judicial se debería ir a los tribunales internacionales. Pero admite que en ese caso los plazos se extenderían más de lo previsto.

Los planes que tiene en carpeta el Gobierno

Presión internacional

El Gobierno ya pidió a más de 12 países que apoyen su rechazo a la decisión judicial de Ghana de retener la fragata. Entre las naciones que apoyarán hay algunas que tienen marinos en el buque varado en el puerto de Tema. La Argentina podría extender este pedido a los 20 países que rodean al estado africano

Las gestiones en Ghana

La misión argentina encabezada por Zuain y Forti que ayer se reunió con autoridades de Ghana buscará una salida diplomática inmediata al conflicto

La vía judicial

El Gobierno no descarta recurrir a la justicia internacional en el caso de que no prospere la vía diplomática, pero éste sería el último recurso que se usará

Cargando...