Aníbal Fernández le responde a Marcos Aguinis

"No se puede dejar pasar. No es bueno dejarlo pasar. No lo puedo dejar pasar. Porque algunos silencios generan complicidad. Sólo que, a veces, la respuesta necesita decantar. Encontrar su canal. Lograr el tono adecuado y, en este caso, era difícil. Por la dimensión del exabrupto, por el tamaño de la barbaridad, por lo revulsivo del metamensaje y por la profundidad del odio. No importa cuán en las antípodas ideológicas se encuentre el escritor del peronismo. No importan las razones ni las emociones, por viscerales que fueran. Reivindicar a las juventudes hitlerianas a partir de su compromiso ideológico sólo con el fin de atacar a algunas agrupaciones militantes que, democráticamente, expresan su apoyo al Gobierno es, sencillamente, un desatino mayúsculo e inadmisible. No sólo por lo que expresa en términos históricos, sino por su significación en nuestro particular momento histórico-político.

"Si bajo la premisa «...un ideal; absurdo, pero ideal al fin...» se puede justificar la Shoá, preparémonos para que en cualquier momento justifique los crímenes de lesa humanidad y el plan sistemático de apropiación de bebes. Sé que esto que digo es el sentimiento de millones de compatriotas que, seguramente como yo, no pueden salir de su asombro por el libelo publicado en el diario LA NACION el 21 de agosto . No dudo que estas palabras, de una u otra forma, expresan a un determinado universo y aunque parezcan tardías, esgrimen como justificación el no callar. Dejar pasar semejante atrocidad significa que, quien la genera, goce de esa sensación de impunidad que lo impulsa a seguir con los ataques y los improperios.

"Por eso estas palabras. Pensadas. Analizadas... Porque quien se extralimita de la manera en la que Aguinis se extralimitó debe saber que no es gratis."

Aníbal Domingo Fernández Senador Nacional

DNI 12.622.480

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK