Afirman que detrás del crimen en Humahuaca hay un negocio de tierras por $ 3,6 millones

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

Un negocio de 3,6 millones de pesos. Esa parece ser la cifra de dinero que hay detrás del enfrentamiento del miércoles pasado en Humahuca, que provocó la muerte de Luis Darío Condorí, por el que están detenidos Marcos Guerra, su hijo y Moisés Lavallén, todos integrantes de la organización Tití Guerra, y que está vinculada a la Túpac Amaru de Milagro Sala.

El dato surge de una serie de pruebas aportadas por el abogado de la familia Condorí a la Justicia, publica hoy el diario Clarín.

Una de las pruebas es un plano del predio que intentó ocupar a la fuerza la organización Tití Guerra. En él se muestra una sudivisión del terreno de la familia Urbina, hoy en sucesión, en 60 lotes a distintas personas. Entre ellas está aparece el apellido "Guerra".

"Cada lote en esta zona de Humahuaca cotiza a un valor de mercado de 60.000 a 80.000 pesos, más si están a la vera de la Ruta 9. De modo que estamos ante un negociado de al menos 3,6 millones de pesos", aseguró el abogado Luciano Rivas al matutino.

Otras pruebas son un plano catastral del predio y un recibo escrito a mano, supuestamente por Guerra, donde asegura que cobró 10.000 pesos para el cuidado de la propiedad.

Según Rivas, los elementos se encontraron en una carpeta que dejaron abandonada los ocupantes del terreno de la familia Urbina durante la pelea del miércoles.

Por los hechos de la semana pasada, Guerra, su hijo y Lavallén aún siguen detenidos, acusados por el crimen de Condorí.

Negocios en Humahuaca

Como publicó LA NACION, en la venta de terrenos en Humahuaca está involucrada la inmobiliaria Bienestar Tierras, de Vicente Acosta.

La metodología de Acosta consistía en dar en comodato gratuito, por cinco años, un lote en Humahuaca. Hace un mes, Acosta estuvo en el lugar en disputa intentando tomar posesión de unos terrenos pertenecientes a la finca Veira y Colorado, de propiedad de la familia Urbina.

Guerra y los militantes de su organización llevaban todo para instalarse en esas tierras. Debajo de las cenizas del colectivo quedaron restos de comida, ollas y platos.

Los dirigentes de la organización se metieron en una de las pocas casas que hay en ese predio, a la vera de la ruta 9, rodeada de cerros. Sacaron de los pelos a una de las herederas Urbina de su casa, le revolvieron todas sus pertenencias, le mataron un cabrito y la desalojaron.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK