¡Peligro! 10 cosas que jamás debés meter en el microondas

¿Qué tienen en común un plato recalentado y una bomba incendiaria? Un microondas. Para ambas cosas se necesita este revolucionario invento que, bien utilizado, puede hacernos la vida más fácil; de lo contrario, puede dedicarnos un espectáculo de fuegos artificiales en la cocina.

A continuación, 10 consejos útiles para evitar riesgos:

1. Utensilios de cocina
La regla de oro del microondas: cualquier metal debe mantenerse fuera del aparato. Mientras que los metales gruesos soportan las ondas electromagnéticas, los finos, como las puntas de un tenedor, se calientan rápidamente, lo que puede desencadenar un incendio.

2. Huevos
Un huevo crudo dentro del microondas es tan poderoso como una bomba Molotov. ¿Por qué? Al calentarse, el núcleo ejerce presión sobre el espacio que separa la clara y la yema de la cáscara y produce una explosión. 

3. Papel de aluminio
A menos que estés tratando de reproducir un experimento científico o estés listo para comprar un nuevo electrodoméstico, no pongas aluminio en tu microondas. Si necesitás cubrir el recipiente para evitar las salpicaduras, utilizá papel absorbente.

4. Chiles
Usar el microondas para deshidratar chiles es tan mala idea como despedir un gas pimienta en un ambiente cerrado. Al calentarse, liberan capsaicina, una sustancia volátil que impregna el ambiente irritando tus ojos y tu garganta.

5. Vajilla de la abuela
Qué pensaría tu abuela si se enterase que su vajilla pintada a mano ahora saca chispas mientras da vueltas en tu microondas. Muchos patrones de dibujo contienen metal, un material no apto para este artefacto.

6. Uvas
Salvo que busques una experiencia iniciática en la piromanía, nunca, jamás intentes disecar uvas en el microondas: no sólo pueden explotar sino también prenderse fuego.

7. Papas y batatas
Es cierto que podés cocinar estas verduras en el microondas, siempre y cuando antes les hagas unas perforaciones en las cáscaras. Sin estos agujeros, los vegetales tienden a explotar. Chau cena, chau aparato. 

8. Agua
¿Querés ahorrar tiempo hirviendo el agua en el microondas? Pensalo dos veces. En sitios especializados advierten que el líquido puede calentarse por encima de la temperatura de ebullición y, al introducir cualquier objeto, como una cuchara o un saquito de té, puede salpicar y quemar tus manos. Mejor usá la pava.

9. Zanahorias
Esta hortaliza de apariencia inocentona contiene pequeñas dosis de hierro, magnesio y selenio. Si las ponés a calentar crudas, estos minerales pueden actuar como piezas de metal y, después de unos segundos, desatar un arcoiris de chispas.

10. Alcohol
El alcohol es una sustancia inflamable. Si metés un vaso de vodka para calentar, hará volar la puerta del microondas por los aires. Más claro, echale agua.


Si te gustó esta nota, también podés leer:

Las 10 cosas que jamás debés hacer cuando preparás un asado
5 formas de descorchar un vino sin usar sacacorchos
Gaseosas en el recuerdo: 10 marcas que se fueron y nunca regresaron
Aceite de oliva: todo lo que tenés que saber antes de comprar
¿Qué es lo mejor y lo peor de cada supermercado?
Chupetines de torta: la última moda en pastelería para golosos

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK